• Regístrate
Estás leyendo: Política criminal pusilánime
Comparte esta noticia
Lunes , 20.08.2018 / 22:26 Hoy

Columna de Guillermo Raúl Zepeda Lecuona

Política criminal pusilánime

Guillermo Raúl Zepeda Lecuona

Publicidad
Publicidad

Pusilánime significa debilidad de ánimo para enfrentar un peligro o para aspirar a algo grande. Lamentablemente este adjetivo califica correctamente al sistema de indicadores y metas en materia de seguridad y justicia penal que orienta desde hace cinco años el desempeño de la administración que encabeza el Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz.

Aunque el quinto informe de gobierno se denomina de “resultados”, predominan indicadores de actividad, por ejemplo 438,991 horas-hombre en cursos; 116,342 consultas sicológicas y 99,125 citas médicas a internos en centros penitenciarios; 36,612 avisos notariales. Sin embargo, los resultados, el impacto y su lógica causal de esas acciones no son reportados.

A inicios del gobierno las metas lucían muy conformistas: reducir en 10% las ¡denuncias! (en el séptimo estado con más baja tasa de denuncia del país) de delitos patrimoniales. A pesar de lo conservadora esta meta, excepto robo a banco, no fue alcanzada. De igual forma, respecto de los 1,184 homicidios intencionales registrados en 2012, la meta del gobierno fue reducir este delito en 25% (siendo que un lustro anterior el indicador era 66% menor). Tampoco se alcanzó. Tenemos hoy indicadores record: más de 10 mil vehículos robados en 2017 y 1,369 carpetas de investigación con más de 1,500 víctimas.

También resulta indignante que se hayan establecido metas en el Plan Estatal de Desarrollo como pasar de un hacinamiento penitenciario promedio de 172% a 155% de la capacidad de los centros penitenciarios; siendo que Naciones Unidas considera que estar a más de 100% de su capacidad se considera como un trato cruel y degradante. Sin embargo, se manifiesta con orgullo que ahora se está al 139% de la capacidad; sin embargo, se trata de un promedio estatal (hay prisiones a 40% de su capacidad) 82% de los internos de Jalisco está a más de 160% de hacinamiento. Los 5,574 internos del Centro de Reinserción para Sentenciados (40% de los internos del estado) están en un hacinamiento de 277.8% (entre los cinco centros más sobrepoblados de México.

Y los pocos compromisos de desempeño presentan muy pobres resultados. En “Porcentaje de averiguaciones previas [ahora carpetas de investigación] determinadas respecto al total de abiertas” la meta para 2018 era muy exacto: 43.92; el indicador alcanzado en 2017: fue 17.24. Además, entre las terminadas se incorporan 10% de investigaciones en las que se determina su archivo, es decir, se determina que no se puede determinar si hay un delito qué perseguir y un probable responsables Es decir, sólo se resuelve (si hay o no delito y probable responsable) un 7% (y solo 6.8% se denuncia). Por ello solo se esclarece el 0.47% de los delitos. Es más probable que en el sorteo Zodiaco de la lotería salga nuestro signo (8.3%) y también nuestro dígito (10%).

Aún con las miras bajas, aún con evaluaciones autocomplacientes (se registra un cumplimiento de ¡90% en los indicadores de Estado de derecho!), no se puede disimular que nuestro sistema de seguridad y justicia penal está en ruinas. La espiral de corrupción, impunidad y violencia ha erosionado la capacidad de respuesta institucional frente a la inseguridad. Ojalá no tarde décadas en reconstruirse lo que se ha deteriorado en dos lustros de política criminal extraviada.

guillermo.zepeda@coljal.edu.mx

@gzepeda_lecuona

Académico de El Colegio de Jalisco

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.