• Regístrate
Estás leyendo: Presidenciable confirmado "habemus"
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 20:15 Hoy

Entre pares

Presidenciable confirmado "habemus"

Guillermo Colín

Publicidad
Publicidad

En una medida de la que no pudo estar exento un análisis de inteligencia política sobre los riesgos de un movimiento estudiantil politécnico a las vísperas de un 2 de octubre, no puede pasar desapercibido el trasfondo del inusitado gesto político del secretario de Gobernación Osorio Chong al bajar a la calle en un inusitado ejercicio de democracia directa para hacer saber a la multitud estudiantil: “reconocemos formalmente su movimiento, conocemos las causas por las que están aquí presentes, sabemos sus inconformidades y queremos atenderlas de inmediato”.

Retórica aparte, el resultado mediático (además de confirmar la inutilidad del secretario de Educación, quien brilla por su ausencia en el conflicto) es que el peñanietismo tiene ahora dos secretarios de Estado que son presidenciables viables y confirmados: Videgaray y Osorio Chong, quienes con fortuna diversa han salido a foros públicos a lidiar con protestas ciudadanas (otro nombrable wanna be, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, perdió su oportunidad más reciente por defender al Grupo México y dejarlo a salvo de una concesión minera cancelada por verter al Río Sonora de manera criminal y deliberada, más sustancias tóxicas aún después del catastrófico derrame inicial).

Pero mientras Guajardo en su oportunidad miró para otra parte en la catástrofe ambiental de origen minero, y Videgaray soberbio, se placeó exclusivamente en los abullonados corredores empresariales de élite para responder fallidamente por sus cuestionadísimas medidas recaudatorias (que tienen aletargada a la economía y que ni a reforma fiscal llegaron), el secretario de Gobernación en cambio, corrió los riesgos inherentes al encarar con tablas y oficio la protesta de una imprevisible asamblea en la vía pública compuesta por casi 50 mil estudiantes politécnicos.

Pareciera entonces que hay un peñanietismo en dos corrientes: la de Videgaray, autoritaria y represiva (cuestión de recordar la jauría de auditorías fiscales que le echó encima a un empresario que se quejó con EPN del terrorismo fiscal que ejerce el secretario de Hacienda, vía su incondicional SAT) y la de Osorio Chong, un poco más negociadora, tolerante e incluyente.

Osorio Chong libró el trance con diligencia política. Sin embargo, sus efectos en las políticas públicas en ciencia y tecnología del actual régimen todavía habrá que verlos a cabalidad para evaluarlos en todos sus alcances. Por lo pronto se percibe será bien acogida en amplios sectores sociales. Salvo en aquellos que son enclaves de conservadurismo recalcitrante– como los que ayer mismo por vía de un cartonista de derecha exhibieron su estrecha lectura de los hechos mostrando a un joven estudiante, rebelde y caprichoso, que sólo porque sí, mandón le pide a un Osorio Chong que sostiene la cabeza decapitada de la directora del IPN en bandeja: “para el viernes quiero otra”.

La renuncia de la doctora Bustamente –polémica cabeza del IPN- si se produce como lo pide el pliego petitorio entre otros puntos, ciertamente no será del todo consecuencia del movimiento sino de ella misma, en su propia fallida actuación y como promotora de las controvertidas medidas que paralizaron a la institución.

En sí la protesta estudiantil politécnica es un colofón a la instrumentalización de la también mal llamada “reforma educativa” que bajo lineamientos neoliberales y de la OCDE pretenden desmantelar la educación profesional politécnica que imparte la institución de más hondo arraigo en la materia, en México.

El ánimo conciliador que exhibió el secretario Osorio Chong es deseable que persista y se extienda con urgencia en el peñanietismo autoritario a otras áreas del quehacer público, donde hay gruesos contingentes de ciudadanos que reclaman atención esmerada de los servidores públicos antes que se conviertan en conflictos de pronóstico reservado. Una golondrina desde luego no hace verano, pero vale celebrar que se haya producido en el evento un leve vuelo democrático.

gcolin@mail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.