• Regístrate
Estás leyendo: Kia exige pero incumple
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 11:12 Hoy

Entre pares

Kia exige pero incumple

Guillermo Colín

Publicidad
Publicidad

Si los regidores del municipio de Pesquería mantienen su postura de eliminar subsidios fiscales por incumplimientos diversos a la armadora automotriz coreana Kia, respecto de las mejoras municipales a las que se comprometió, ésta se vería a sí misma ventaneada en una posición incómoda: exigir del Gobierno del Estado los multimillonarios -aunque quizá ilegales- regalos y subsidios que la administración de Rodrigo Medina les concedió a manos llenas, mientras el municipio que hospeda su planta armadora les reclama algo tan modesto como equipo de bomberos, por citar uno de múltiples compromisos.

Lo anterior porque, por otra parte, en la paradoja, Kia trae bajo tremenda presión al equipo de transición del gobernador electo, Jaime Rodríguez.

Según lo ha revelado el cogobernador Fernando Elizondo:

"Ya nos han dicho las gentes (sic) de Kia: oigan, si no cumplen con lo que prometieron dar, cada día que se pase son 5 mil automóviles que dejamos de producir, y entonces es una presión muy fuerte".

Lamentablemente Elizondo no contrarresta esa presión revirando a la vez a Kia que en igualdad de circunstancias, los nuevoleoneses se ven precisados también a demandar de la armadora el cumplimiento de sus promesas al municipio.

Pero difícilmente puede Elizondo producir ni una tibia reacción, excepto defender a Kia. Dentro del equipo del gobernador electo, Jaime Rodríguez, él es la punta de lanza de poderes fácticos e intereses empresariales.

Entre las prioridades del equipo de transición, según dieron a conocer a los legisladores federales de Nuevo León, están las obras de infraestructura que el medinismo irresponsablemente obligó al Gobierno del Estado a proveer a los coreanos, amén de otros millonarios y misteriosos subsidios como un pago mensual de 180 millones de pesos bajo un nebuloso concepto "vía factoraje".

En el ámbito financiero, un factoraje usualmente es una operación de compra-venta de documentos por cobrar -generalmente facturas- que una entidad financiera realiza bajo un determinado descuento sobre el valor de la operación. Ese diferencial es la utilidad de la entidad financiera que posteriormente recupera la cartera vencida que se le ha transferido. La empresa emisora gana porque aunque bajo descuento logra flujo inmediato respecto de su cartera vencida, y la intermediaria se queda con comisiones y con el diferencial de descuento.

Palabras más, palabras menos, la pregunta es: ¿a qué se comprometió el Gobierno del Estado de Nuevo León vía factoraje con la armadora Kia y bajo qué provisión legal se hicieron esos y muchos otros onerosos ofrecimientos en efectivo?

¿Por qué Fernando Elizondo no revela durante cuánto tiempo el Gobierno de NL deberá pagar 18 millones de pesos a Kia y bajo qué concepto? La pregunta es pertinente dirigirla al cogobernador, porque así como se ha mostrado diligente en defender los compromisos del Gobierno del Estado con Kia ante los legisladores federales, también debería poner énfasis en la transparencia de todos los tratos y prebendas económicas por los cuales una parte sustancial de la deuda del gobierno de la entidad ha alcanzado niveles insostenibles.


gcolin@mail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.