• Regístrate
Estás leyendo: El Tec veta a la FIL a escritor infamado
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 20:35 Hoy

Entre pares

El Tec veta a la FIL a escritor infamado

Guillermo Colín

Publicidad
Publicidad

En uso extralimitado de la influencia que da al ITESM ser la institución auspiciante de la Feria Internacional del Libro, el Tec, a través de su vocera para estos efectos, Inés Sáenz, vetó la participación y logró la expulsión de la FIL de un escritor que el prestigiado Fondo de Cultura Económica (FCE) había invitado para presentar uno de sus últimos libros: El Mercurio Volante, una novela histórica de Carlos Chimal.

El invitado y luego desinvitado en esta trama de derechos atropellados a cargo del Tec fue el escritor Felipe Montes, a quien el FCE, a través de su gerente en Monterrey, Carlos Ramos, había invitado en un principio a la FIL 2018 para presentar uno de sus libros. Hasta aquí un autor estaba siendo contratado por el FCE, una entidad totalmente externa y ajena al Tec, para hacer la presentación en la FIL de un libro el 14 de octubre. Saga que nada tenía que ver con el ITESM, excepto que el Tec promueve la feria, pero ni siquiera en sus instalaciones. Un evento que el ITESM aprovecha publicitariamente.

Obvio que, tratándose de una Feria Internacional del Libro, cada editorial exponente tiene desde luego la más amplia libertad de escoger sus acervos, sus autores y las personas que los presentan, sin que editoriales estén obligadas a ser expositores de autores y obras que cuenten con la simpatía del Tec. ¿O no es así? Los hechos parecen confirmar que no. La inquisición resplandece en el ITESM.

Y lo que es peor: que esta cerrazón a la libertad intelectual en la FIL y en el Tec la promueve y consigue en los hechos un grupo anónimo denominado a sí mismo como Exatec Feministas, con el membrete impostado de #AcosoEnLaU, las que ejerciendo presión en redes sociales sobre las autoridades itamitas lograron que éstas obtuvieran que desde México se lanzara una orden a la gerencia del FCE en Monterrey para que de inmediato se avisara a Felipe Montes que no era más invitado por el FCE. Orden que cumplió en Monterrey Carlos Ramos con pesadumbre y vergüenza.

El rabioso colectivo de Exatec Feministas, con métodos de cacería de brujas, expuso –sin acreditar sus dichos, al menos documentalmente– que “tengo entendido que Felipe Montes Espino Barrios fue cesado del Tec luego de las denuncias de sus víctimas. No debería tener acceso a un evento oficial, ni debería legitimarse a través de éste. Ruego que se tomen medidas para garantizar la seguridad y el bienestar de las asistentes al evento, así como el cumplimiento de los acuerdos (sic)”.

En primer término capta la atención la ligereza con que desde el anonimato masacran la honra de una persona sobre la que no pesa condena alguna hasta donde se sabe. Y que sean esas desconocidas las que llamen al “cumplimiento de los acuerdos”, pues no se tiene noticia pública de ellos. ¿A qué “acuerdos” llegaron estas “feministas” con el Tec, como se colige del hecho que ellas les demanden su cumplimiento? Con razón los abogados de Montes sí han interpuesto varias denuncias por amenazas y difamación.

En segundo lugar, está el cambio que hacen del plural al singular (escribe su petición de censura una de ellas pero dan a entender que lo firman varias) y que tratándose de unas supuestas Exatec Feministas nunca hayan hecho público quiénes son, de qué denuncias hablan, dónde están documentadas, de qué víctimas se trata, ya que todo esto permanece a la sombra del Tec, el que en sus tibios boletines al respecto ha sido tan ambiguo como medroso sin nombrar a las cosas por su nombre. Pero sí han sido explícitos en dejar correr con saña la falsa presunción de un criminal sexual que laboraba en sus planteles, Sin embargo hasta donde se sabe no pesa una sola denuncia penal en su contra por “sus víctimas”, como las llaman las linchadoras supuestamente “acosadas”.

Lo más significativo de esta infame trama es que corre por fuera del sistema de derecho y con pleno cauce en el rumor caracterizado por la prepotencia de funcionarios de la educación privada, para quienes sale sobrando un proceso judicial como requisito para declarar imputable a alguien de algún delito cometido.

Sin parar en pequeñeces como ese pilar del sistema jurídico mexicano, los probables ignorantes linchadores de Felipe Montes pregonan sin rubor: “Dado que estas presentaciones son organizadas por las mismas editoriales y no por nosotros, ya nos pusimos en contacto con FCE para que busquen a un nuevo presentador”, dice la omnipotente decana de Humanidades en el Tec, Inés Sáenz, en un correo en respuesta a #AcosoEnLaU, membrete anónimo que para acabar pronto elevó los cargos: “de llevarse a cabo dicho acto (la presentación de Felipe Montes) se estaría actuando sin firmeza frente a quienes han vulnerado a la comunidad regiomontana”. ¿Cómo habrá logrado Felipe Montes vulnerar a los millones de personas que forman “la comunidad regiomontana”?

gcolin@mail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.