• Regístrate
Estás leyendo: Movilidad cero choques
Comparte esta noticia

Movilidad cero choques

Publicidad
Publicidad

Hagamos un ejercicio sencillo, si un ejecutivo que cobra mil pesos diarios por ocho horas de oficina, es decir 125 por cada una, invierte dos en llegar y retirarse de su lugar de trabajo, y otras dos en contratiempos de movilidad (entre falta de estacionamiento para su auto, obstáculos de personas fuera de su lugar que le coartan su tránsito, juntas extendidas, trámites cotidianos y pláticas con sus compañeros) está dejando 500 pesos diarios en el vacío. La falta de movilidad cobra 50 por ciento del valor de este profesional.

Y si este ejemplo lo quisiéramos llevar a la Ciudad de México, catalogada como la más congestionada del mundo según especialistas, las pérdidas resultan millonarias o quizá incuantificables. Dejar un auto mal estacionado o detenerse a platicar en la entrada de un edificio o en un elevador cuesta. No se diga el carecer de vías, señalizaciones e infraestructura suficiente y adecuada.

Algunos de estos temas y de las propuestas existentes para solucionarlos, abordados hace unos días en MILENIO Foros bajo la convocatoria Movilidad e innovación son, además de un reclamo a las autoridades para que concreten reglas y prioridades, motivo para que muchas empresas también miren hacia esta dirección, su rentabilidad y costos.

Las armadoras son por naturaleza uno de los sectores que más interesados se muestra. Sus propuestas van especialmente en torno a vehículos más eficientes y aptos para las necesidades del diario acontecer de una sociedad activa y productiva. General Motors, entre otras, invierte amplios márgenes de sus recursos en el desarrollo de autos eléctricos, híbridos e incluso, muchos lo dudaban, autónomos.

Y aunque aún son propuestas de alta gama, que los primeros usuarios pagan a un alto precio (early adopters), deberán también acomodarse en el mercado y quizá, por qué no, contar con un empujón para ser una real opción dentro del transporte público.

Como aprendiz de las nuevas tecnologías, de entrada, me impactan las unidades de GM, pero creo que es de reconocerse que su avance es uno de los más notorios. Hace unos días la firma estadunidense presentó el Cruise AV, el primer vehículo de producción sin volante, sin pedales ni controles manuales. Si así como lo lee, el usuario se sube y el auto se maneja solo.

Es la visión de un mundo con cero colisiones para salvar vidas, ofrece la firma, cero emisiones para dejar a las próximas generaciones un mejor planeta y cero congestionamientos que ayuden a los clientes a recuperar tiempo de calidad. Visión futurista que ya llegó.

Les habló de este auto porque lo vi, y porque he manejado un eléctrico, el Bolt EV es una opción para todos aquellos cansados de pagar gasolina, pues el solo ahorro de la duración de su batería y recarga, paga la inversión. De sus bondades y especificaciones, no soy la más indicada para hablarles, pero de que es una gran opción, lo es.

Y por último les dejo una reflexión que escuché en MILENIO Foros en voz de Jorge Montejano, director en urbanismo especializado en procesos de metropolización, quien señaló que la innovación es un proceso de transformación del estado actual de las cosas para traducirlo en servicios y beneficios.

@lupitaromero

guadalupe.romero@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.