• Regístrate
Estás leyendo: Grupo Monterrey y los dineros
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 15:29 Hoy

Código de ingreso

Grupo Monterrey y los dineros

Guadalupe Romero

Publicidad
Publicidad

Jamás —como sí lo haría mi vecina— trataría de suponer por qué se separó la pareja de extranjeros recién casados que alquilaron durante escasos cinco meses el penthouse del edificio. Por lo que tampoco me atrevo a especular por qué seguimos sin conocer el monto de inversión que la iniciativa privada (IP) estima aplicar en el país durante el presente año, y mucho menos sobre el próximo liderazgo del Consejo Mexicano de Negocios que, como ya se los mencioné, parece encontrase en un trance entre el supra e infra espacio.

Las semanas y lo días siguen llegando a su fin y aún no conocemos, como otros años, a más tardar los primeros días de julio, de los planes de los hombres y mujeres de negocios para el “bienestar del país” (en estos días el mejor fraseo para hablar de economía nacional).

Ya nos enteramos que en la primera semana de septiembre, específicamente el martes 4, una gran reunión de empresarios con el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se realizará en Monterrey, Nuevo León; apenas el jueves pasado, el próximo primer mandatario se reunió con la plana mayor de la IP en Ciudad de México.

En esta inusitada reunión, como muchas que se han realizado con líderes sectoriales y sociales que en otros tiempos no requerían de este acercamiento con el próximo jefe del Ejecutivo, o por lo menos no se hacía público, estuvieron presentes 12 empresarios del Grupo Monterrey, entre ellos: Rogelio Zambrano, presidente del Consejo de Administración de Cemex; Armando Garza Sada, presidente del Consejo de Administración del Grupo Industrial Alfa; Federico Toussaint, de Grupo Lamosa; Eduardo Garza T. Junco, de grupo Frisa; Juan Antonio González Moreno, presidente de Gruma; Adrián Sada Cueva, director general de Vitro, y Enrique Zambrano, presidente de Proeza.

La cita también fue poco común, los empresarios aceptaron hacer el viaje y se reunieron con AMLO en un restaurante de la colonia Roma en Ciudad de México, adonde los convocó el virtual jefe de la Oficina la Presidencia en la próxima administración Alfonso Romo, viejo conocido y para algunos amigo empresario. “Todos dispuestos a invertir y a crear empleos”, dijo el virtual presidente electo al terminar la reunión; a lo que Romo agregó: “Fue el propio Obrador quien convocó a los empresarios para empezar una época nueva”.

Pues entonces recordemos que el año pasado la inversión privada que se anunció de 32 mil 430 millones de dólares, y si todo marcha como nos dicen que van los acercamientos para este 2018 la confianza empresarial debe reflejarse en un monto mayor para “el bienestar del país”. Y en cantidades que lleven a buen fin proyectos precisos que López Obrador quiere abanderar como el rescate de las refinerías, el tren Maya, el corredor del istmo de Tehuantepec, los programas de capacitación para jóvenes para que se empleen y el aumento del contenido nacional en las exportaciones, entre otros.

Reservo mis ganas de interpretar el por qué el anuncio de inversión anual de la iniciativa privada ha tardado tanto, de por qué, incluso pueda suceder hasta después del 4 de septiembre; pero como dice mi vecina, no me hagan pensar que para eso siempre tengo tiempo.

@lupitaromero
guadalupe.romero@milenio.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.