• Regístrate
Estás leyendo: PAN: sí era (de) penal
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 01:04 Hoy

Columna de Gonzalo Oliveros

PAN: sí era (de) penal

Gonzalo Oliveros

Publicidad
Publicidad

El PAN es un partido que peca de todo, menos de tonto. Por ello, sorprende que en los últimos días, Acción Nacional, haya caído en zona de pena y de penal.

Primero, la declaración del que fuera coordinador de la campaña de Josefina Vázquez Mota en Jalisco, Diego Monraz, sobre el futuro del PAN en las elecciones de 2015. Según Monraz, lo maltrecho que ha quedado su partido -es miembro activo de la dirigencia- lo obliga a ir en coalición con Movimiento Ciudadano -sí, el que apoyara a López Obrador, némesis del panismo- para poder ganar la alcaldía de Zapopan.

Vale decir que Monraz es, desde hace años, uno de los panistas que anhela la alcaldía de ese municipio jalisciense.

En el fin de semana, la actriz Laura Zapata, simpatizante y ex candidata del PAN, emprendió una batalla en redes sociales en contra de la comunidad homosexual. Zapata, vale aclarar, no atacaba a dicho grupo sino criticaba a una pareja que había desfilado con poca ropa en la anual marcha LGBTTI. Eso sí, como es su estilo dentro y fuera de la pantalla, la actriz panista encolerizó y atacó a quien se le pusiera enfrente. De zarrapastrosos muertos de hambre no los bajó.

Días después, el portal Animal Político denuncia que en Jalisco -de todos los lugares del país- había germinado un movimiento dentro de las juventudes panistas con filiación nazi.

Nazi. Hombres morenos y mestizos con consignas en contra de...ellos.

De ellos, los homosexuales, las mujeres que abortan, las sinagogas, las mezquitas, todo lo que debería de sumar un partido político.

Tras la denuncia del portal, el partido entero decidió deslindarse.

Desde todos los frentes, el blanquiazul quiso poner tierra y agua de por medio de lo que, parecía, era la peor crisis de la semana.

Pero Murphy se puso a trabajar.

Durante el lunes, la prensa brasileña consignó sobre la aprehensión de un trío de panistas que toqueteó a una mujer brasileña y, tras el reclamo de su esposo, el trío de respetados miembros bajó del auto en el que iban para, literal, madrear al marido.

Entre los detenidos se encontraba Rafael Medina, jefe de gabinete del delegado en Benito Juárez, Jorge Romero. Así es, un funcionario público se fue al mundial, se emborrachó, atacó a un ciudadano cuyo pecado fue defender a su mujer. Algo que hubiera hecho...Laura Zapata.

Por último, la prensa consignó la golpiza que un funcionario panista en Morelos propinó a una maestra por ser lesbiana. Eso, sin contar el ensayo que este periódico publicó ayer del senador del medioevo, José María Martínez.

En menos de una semana, el PAN da todas las razones para pintarlo de azul en las elecciones de 2015.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.