• Regístrate
Estás leyendo: La lanza del NAFTA
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 14:04 Hoy

Columna de Gonzalo Oliveros

La lanza del NAFTA

Gonzalo Oliveros

Publicidad
Publicidad

La presidencia de Trump está acabada", dicen medios y analistas en un intento más de hacer caer al excéntrico millonario. El efecto es claro pero mitigado, como esos juegos de video donde los pleitos entre un personaje y otro debilitan paulatinamente al enemigo sin vencerlo con la rapidez que se espera.

Y eso, cuando el enemigo es el presidente de los Estados Unidos, es peligroso. Trump sabe que no es una buena presidencia, sus gestos y ademanes son cada día más torpes y cansados. Se aburre. Se harta. Es un presidente que, en bata de baño, deambula entre el odio de sus allegados, la antipatía de sus contrincantes y la obsesión de un nombre que, al momento, parece no se corregirá.

Porque el nombre es el legado para el futuro que un político puede esperar a su limpieza, no así un empresario. Las empresas Trump -con presencia en todas partes- han sido tocadas por un personaje presentado por los medios como racista, poco inteligente, narcisista, soberbio y tramposo.

Por ello, la cruzada de Twitter es contra los medios, los fuegos artificiales con que han presentado los dislates de su trabajo afectan su cartera y la herencia para sus hijos. Limitado de herramientas y tiempo, Trump cuenta con su base y su cuenta de twitter para intentar parar a sus adversarios en televisión y prensa. Los periódicos puede ser que no sean muy leídos por sus clientes, pero si por sus socios. La televisión refleja a un mandatario que no tiene fuerza para poner en orden a su staff y, al final, regresará a sus negocios sin fuerza para competir por una tajada del pastel donde un payaso pueda manejarla.

El camino de la repetición será el más sencillo para mantener a su clan. Los temas de siempre harán que esos -desatendidos por gobiernos y medios, con educación llana y esperanzas en el suelo- emitan cánticos y crean en las bondades de promesas que, ahora, son más difíciles de cumplir. Peor aún, de cumplirse arrollarían con la estabilidad económica -que no bonanza- de esa población.

Casi para terminar su ataque de 77 minutos al mundo antiTrump, Donald habló de su ferviente deseo hacia el fracaso del NAFTA y, por ende, el corrupto sistema mexicano. El amague no es gratuito ni nuevo. No será el último ni el más agresivo. La lanza del NAFTA para ganar batallas en sus terrenos también lo es para puyar a esos mexicanos que odia por ser más chuecos que él.

A ver que se rompe primero, la lanza o la estabilidad económica del país.

PORTAPAPELES.- Voten en la ratificación de mandato. Si la queja es por irregularidades -a favor y en contra-, el remedio es la participación.

goliveros@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.