• Regístrate
Estás leyendo: Fiesta empapada
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 10:49 Hoy

Columna de Gonzalo Oliveros

Fiesta empapada

Gonzalo Oliveros

Publicidad
Publicidad

La semana del Presidente terminó abruptamente la mañana del domingo. En el apacible fin de semana luego de un mea culpa limitado, el Grupo Interdisciplinario que investigó durante meses los sucesos de Iguala despertó a la realidad a la política de oropel que engalanó a Palacio Nacional y revistió de chapa a un sistema que enseñó el cobre durante meses.

La conferencia de prensa del domingo reveló, una vez más, esa cobriza característica del gobierno actual.

No obstante, la investigación de los peritos internacionales puso en la mesa otro elemento que es el más importante para entender, en realidad, los acontecimientos de septiembre de 2014.

Apunta el documento sobre un quinto camión que, según una investigación de MILENIO, podría haber ido hacia Chicago con un cargamento oculto de droga. La investigación apuntaría que el problema inició cuando los estudiantes se robaron ese camión en específico.

Las preguntas entonces se multiplican y ni las conclusiones de la PGR ni la más reciente entran en su resolución.

¿Fueron de forma específica por ese camión o lo tomaron de manera accidental? ¿Era la primera ocasión que robaban camiones de esa ruta o, anteriormente, habían sido secuestrados con esas especificaciones? ¿Por qué se envió por ese camión y al rescate de compañeros solo a alumnos de reciente ingreso? ¿Por qué se les pidió una indumentaria de características determinadas?

¿Cuál es la ruta que lleva el camión que llega a Chicago? ¿Pasa por Tamaulipas o Nuevo León? ¿Cuáles son los cárteles con los que tienen contacto los Guerreros Unidos? ¿En cuánto vendían el kilogramo de goma de opio? ¿Cuánto de ese dinero se usaba en sobornos de policías, miembros de cuerpos de seguridad o políticos? ¿Guerreros Unidos o, en su defecto, los Rojos no financiaron gobernantes en Guerrero? ¿No hay dinero de uno de estos grupos en grupos, alumnos o maestros de Ayotzinapa?

La investigación, se sabe ahora con datos, está incompleta. Desde un inicio y con el prurito de no criminalizar a los estudiantes, se han obviado líneas de investigación. ¿No será mejor, para encontrarlos o, mínimo, para hacerles justicia, agotar todas las posibilidades?

El Presidente Peña anunció que se les busca, uno a uno, a los estudiantes. La declaración enterró la verdad histórica de su procurador pero, a la vez, revivió la posibilidad de que las calles se llenen de manifestantes donde el número 43 será, una vez más, un dolor de cabeza.

Dolor antes del 15 de septiembre.

goliveros@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.