• Regístrate
Estás leyendo: Escenarios hipotéticos de una desastrosa elección (II)
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 00:22 Hoy

Escenarios hipotéticos de una desastrosa elección (II)

Publicidad
Publicidad

La semana pasada comenzamos con un ejercicio que hizo llamar mi atención, no solo por los distintos a escenarios que se pueden dar después del primero de julio, sino por las reacciones, respuestas e inquietudes de los lectores tras de leer el artículo.

Sí, aparecieron los fanáticos que, tras la lectura, me felicitaron por "abrir los ojos" y aceptar lo que, según ellos, es invevitable: el triunfo de López Obrador.

Siendo honestos, también hubo detractores que odiaron el ejercicio de imaginación. A veces, el plantear escenarios puede ser perturbador.

Pero, en ese tenor, expongamos el ejercicio número dos.

GANA JOSE ANTONIO MEADE.- López Obrador protesta y, ahora, con mayor ahínco y apoyo de sectores que, anteriormente, no lo habrían hecho. La distancia de triunfo es muy apretada, muy similar a 2006.

Meade debe acercarse a negociar con otros jugadores para evitar el caos. Margarita Zavala y el Bronco aceptan a cambio de posiciones en lo que Meade llama un gobierno de coalición.

Ricardo Anaya, contra las cuerdas al ser el tercer lugar de la contienda, pacta pero sin la fuerza necesaria. Es imposible validar al "PRI corrupto" sin validar una mentira: la dicha en campaña o la que ahora expresa. No obstante, lograr despresurizar sin obtener mucho más que los independientes. El PAN se rebela a Anaya ante esto y el PRD se esfuma. La apuesta falló.

La negociación de Meade con los otros actores deja en entredicho el futuro de miembros de su equipo y del gabinete. Deberá legitimarse y la única forma es que la sangre de la corrupción llegue al río. Otro de los perdedores de la elección sera la impunidad priísta. No se puede obtener todo lo que uno quiere.

Moreno Valle retiene Puebla y se convierte en el lider del panismo ante el fracaso de Anaya. Ebrard, reincorporado a la política, construye un bloque importante y casi imbatible en el senado, plataforma para 2024 en donde, a la ausencia de López Obrador, peleará con Sheimbaum la candidatura a la presidencia.

Así, el senado tendrá una mezcla televisiva, empresarial, gubernamental e independiente. Las negociaciones serán ásperas y quien las lleve deberá ser un secretario de Gobernación que sepa lidiar entre las distintas ambiciones. Nuño tendrá la prueba de fuego para la siguiente elección.

Eso, si Videgaray no juega una carta donde el único ganador sea él.

goliveros@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.