• Regístrate
Estás leyendo: El Hearst del siglo XXI
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 16:03 Hoy

Columna de Gonzalo Oliveros

El Hearst del siglo XXI

Gonzalo Oliveros

Publicidad
Publicidad

Los medios son el cuarto poder. Pese al crecimiento de las redes sociales, blogs, videoblogs, influencers y new media, la prensa tradicional continúa en el subconsciente de quien toma decisiones y dirige destinos de miles de personas.

Una investigación tan potente e importante como la Casa Blanca de Peña Nieto no hubiera tenido el impacto tan profundo si no hubiera tenido el apoyo de un medio tradicional. Por el lado contrario, cualquier candidato en México o en el mundo no llegaría al poder máximo sin el apoyo de los medios.

-Sí, dirán que Jaime Rodríguez Calderón o Pedro Kumamoto son ejemplo de lo contrario, pero hay matices: el “Bronco” contó con el apoyo del periódico más importante de Nuevo León y Kumamoto tuvo entrada a través de notas y columnas amables hacia él. De hecho, la falta de crítica continúa más como apuesta de medios y columnistas al futuro que como una muestra de respaldo al buen trabajo del diputado-.

En los Estados Unidos, Donald Trump llegó a la candidatura republicana gracias a la cobertura que todos los medios dieron a su campaña. El insistente seguimiento a lo que decía, vociferaba, insultaba y, tontamente, proponía lo hizo ponerse por encima de una camada de políticos con muy poco carisma y reconocimiento de la población en general. Trump logró poner su mensaje en el pensamiento general norteamericano. No obstante, eso no hubiera pegado si no tuviera el público una idea insertada de lo mal que está el país. Como México, pero con los grandes matices del caso.

Para ello, Trump -y cualquier republicano- necesitaba de una maquinaria aceitada que lanzara mensajes apocalípticos sobre el futuro de los Estados Unidos. Y la maquinaria es Fox News.

El canal de noticias tenía el impulso de Rupert Murdoch, sí; pero no sería el monstruo de propaganda sin la idea de Roger Ailes.

Productor nato, Ailes diseñó un canal donde las ideas fueran claras y potentes sobre una Norteamérica conservadora, con poca intervención del estado en decisiones económicas y preservación de los valores gringos de antaño.

La propuesta de Ailes va desde los colores hasta el estilo de vestir de sus conductores. Por supuesto, con la parte más importante en el diseño de pensamiento e ideas. Fox News ha cimentado un estilo noticioso corriente pero efectivo, cerrado pero exitoso, discriminatorio pero triunfador. Ahora, Fox News vive un escándalo donde Ailes se despide ante acusaciones de acoso sexual. Todo, a la mitad de una misión que, cada día, parece más posible: destruir el legado de Barack Obama.

Y luego dicen que los medios están muertos.

goliveros@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.