• Regístrate
Estás leyendo: El amigo de Emilio
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 23:59 Hoy

Columna de Gonzalo Oliveros

El amigo de Emilio

Gonzalo Oliveros

Publicidad
Publicidad

El objetivo 101 le dicen. Se supone que los medios de comunicación y la autoridad no deben decir su nombre para protegerlo desde la presunción de inocencia. No obstante, su presencia se encuentra en todos lados... y eso indigna.

Operador financiero del **Cártel Jalisco Nueva Generación, es la acusación. Sergio N. resulta que estaba tan cerca del crimen organizado como del poder en Jalisco. No es cosa menor: sería la explicación del crecimiento de esta mafia en el estado en la última década.

Sergio N. se sentaría en primera fila de informes y tomas de posesión, se codearía con políticos y empresariado y hasta tendría banda ancha para hacer negocios en los lugares más curiosos.

Sin embargo, el nombre de Sergio N. Estaría muy cercano a un político poderoso: Emilio González. El amigo de Emilio que, ahora resulta, es narco.

Curiosas amistades que están tan cerca y nadie se da cuenta que son pájaros de ídem. Ni el fiscal, ni los secretarios, ni los medios y columnistas que se enteran en un café y replican lo que el poderoso les dicta para su espacio noticioso. Nadie sabía que el amigo era un pillo. Valiente investigación judicial y noticiosa que nada sabe hasta que se sabe.

La rendición de cuentas es nula por la inacción e incompetencia de las autoridades que, si bien no encubren, dan dicha percepción ante la pasividad en investigaciones y falta de articulación con el ámbito federal. ¿Cómo confiar en la persecución del político corrupto si para atrapar a sus cómplices o amigos corruptos el vericueto es mayor? Más aún: ¿Cómo confiar en que no es una cacería de brujas o un chivo expiatorio tan necesario para el gobierno actualmente?

Porque, como sea, nada como tener alguien a quien culpar ante la caída de popularidad y señalamientos informativos sobre la deshonestidad de gobernadores en ejercicio.

El amigo de Emilio es una puerta perfecta para manchar al PAN y su probable aliado hacia 2018. Mientras, los medios se miran el ombligo como se ha hecho costumbre en la estridencia y la filtración.

Qué pena.

APUNTE FINAL. El ITEI como juguete de alguien que se cree su dueño. La transparencia como arma en contra de enemigos políticos.

Doloroso final de una institución que está en el camino de ser títere de intereses que no es su naturaleza. Cuidado con ello.

goliveros@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.