• Regístrate
Estás leyendo: Choque de mundos
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 05:46 Hoy

Columna de Gonzalo Oliveros

Choque de mundos

Gonzalo Oliveros

Publicidad
Publicidad

Las elecciones en Estados Unidos son, en realidad, la votación que encapsula dos estilos o visiones del mundo: la unidimensional y conservadora y aquella que, de forma ilusa, piensa que las cosas pueden modificarse.

Trump leyó bien el momento. Una sociedad que ha sido traicionada por sus líderes económicos y políticos, que ha encontrado que sus zonas seguras han sido modificadas en usos y costumbres, que se refugia en voces y estereotipos que remontan al pasado. La tentación de instaurar la nostalgia como forma de gobierno.

Hay que entender al votante pro Trump pero, también, hay que entender qué cambió a su alrededor que lo enganchó tanto en una campaña tan virulenta. Economía en una recuperación lenta, trabajos mal pagados que realizan minorías, estilos de vida que la televisión y el cine reflejan pero que no son los tradicionales y que en la parte media gringa asustan.

-Curioso, actores y actrices del mundo porno salen, fundamentalmente, de esta zona de la Norteamérica pobre. Por lo general, luego de actuar en un par de películas en el Valle de San Fernando, regresan a sus casas con algo de lana y se convierten en más radicales que el promedio-Algo similar sucede en México pero con una división extra. La pobreza del país es más compleja que la gringa. El pobre del sur vivió de dádivas condicionadas por los gobiernos durante décadas. Ahora, es presa de la ambición del populismo de izquierda y de centro.

En el bajío, la clase media lucha por no ser abollada por las extrañas costumbres que trae la libertad. Parejas diversas, adopciones, abortos y todos aquellos temas que van en contra de lo que la religión norma como la guía para el bienestar y la paz.

Y, por supuesto, el norte, donde la inseguridad y la zozobra económica son preocupaciones que crecen y no tienen solución.

En cada lugar tienen su Bernie y su Donald, por lo menos de palabra que no de idea. Cada sitio tiene su líder que planea usar la lengua para someter a válvulas de escape a la población. Escape, pero no soluciones.

El choque de mundos donde religión, dinero, poder se enlazan son cosa pequeña para los retos que tendrán que resolver políticos en los siguientes 50 años. Retos que dejarán de lado el pensamiento de la gente para acercarse más a la hazaña de encontrar de dónde sacar agua y alimento para 9 mil millones.

El verdadero choque de mundos.

goliveros@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.