• Regístrate
Estás leyendo: Sergio Hernández: pasión, pasión, pasión…**
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 04:48 Hoy

Columna de Giorgio Antei

Sergio Hernández: pasión, pasión, pasión…**

Giorgio Antei

Publicidad
Publicidad

Tres décadas de búsqueda y tanteos le permiten a Sergio Hernández crear un lenguaje y un estilo inconfundibles, muy apreciados por el público, la crítica y los coleccionistas.

Hernández es un artista en constante experimentación con los lienzos, desde las telas, pasando por el yeso muerto o fresco, hasta las planchas de plomo; de las tintas de pudra hasta el vinagre, que lo hacen uno de los creadores más originales y fructíferos del México actual. Pese a su exitosa carrera, Sergio nunca pierde soltura y autenticidad.

En los últimos años su exploración es cada vez más audaz y sincera, debido claramente a la seguridad adquirida con la experiencia y la reflexión. Su madurez humana y artística logra conciliar los diversos llamados de su contexto de origen —la mixteca, una región oaxaqueña riquísima en tradiciones— con influjo de su gusto personal, más bien cosmopolita. Hernández es un pintor culto, amante de los libros, viajero siempre, pero su obra es un mundo propio, realista y mágico a la vez, con una intensa vida propia.

Hernández pinta con pasión y diversión, conserva la ingenuidad e imaginación de la infancia y la combina con la frescura de un experto amante de la naturaleza. Su arte logra transmutar el plomo en vegetación tropical. Reinventa igualmente la escultura con soldaditos de juguete e idea ciclos pictóricos de gran actualidad a partir de sugerencias góticas.

En el fondo de cada trabajo suyo está la verdad ya voceada por Heráclito: bajo el sol no hay nada apacible, pues nada engendra la Madre Tierra que no sea pugnando, atropellando o fornicando con su esposo —el padre de todas las cosas, la mismísima guerra. Las reacciones químicas que dan nacimiento a los plomos son aterradoras, los personajes que colman sus repisas son portadores de desastres, el paisaje encarnado de Los Ardientes habla de la indiferencia de la natura y la poquedad de la providencia. Las diversiones de Hernández tienen una dimensión dramática similar a la de los ludos circences: todos contra todos hasta la última gota de sangre, entre clamores y carcajadas.

Pese a su trato acompasado, Sergio Hernández es un artista apasionado: pasión como fascinación (no es poca su afección a las boticas y a las brujerías), pasión como sufrimiento en carne propia (consecuencia de los vapores de plomo y del polvillo del cinabrio), pasión como referencia artística (la crucifixión de Grünenwald), pasión como alusión religiosa, como dolor por los muertos, como apego a la tierra, a la humanidad, al cosmos, pasión, pasión, pasión...

Las obras reproducidas en este libro pertenecen a la última producción del artista, realizada entre 2013 y 2016. Están distribuidas en tres series, correspondientes a las tres secciones del volumen, intituladas "Pasión Naturante", "Pasión Ardiente", "Pasión Beligerante". Cada sección está precedida por un texto introductorio que insiste, según el caso, en la imaginación, en la técnica, en la modernidad, en las influencias, etcétera. El volumen termina con una conversación reveladora entre Sergio Hernández y el autor de estas líneas en marzo de 2015, en Oaxaca.

Hernández tiene conocimientos notables de historia del arte, centrados en particular sobre el Renacimiento; sin embargo, al hablar de su experiencia de pintor, de sus experimentos, de su gusto cromático y de las fuentes de su imaginario me asombró la amplitud de sus intereses y la lucidez de sus ideas. Nuestro artista está profundamente atado a sus recuerdos, a las tradiciones populares de la mixteca, a los maestros del arte mexicano. Lo que más caracteriza su trabajo, además de su originalidad, su libertad expresiva, su técnica refinada, su profundidad temática y su constante renovación es su enorme respeto por el arte.

*Escritor, investigador y curador.

**Extracto del libro 'Hernández. Tres pasiones', Fontanellato, Italia, Editorial Franco Maria Ricci, 2016.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.