• Regístrate
Estás leyendo: Pobres pobres
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 03:28 Hoy

Con singular alegría

Pobres pobres

Gilda Montaño

Publicidad
Publicidad

Pobres pobres. Pobres de los que sufren. De los que no tienen para comer. De los que no tienen ningún sistema de salud: ni agua, ni gas, ni teléfono, ni casa, ni nada... ni siquiera los cuerpos de sus familiares que se los tragó la tierra. Pobres de los que lloran enfrente del presidente para pedirle un poco de ayuda. Pobres porque se fueron a poner en la punta del cerro, porque no tenían a donde más ir con todo y su prole.

Pero más pobres de nosotros que venimos de asolearnos, de vivir una aventura espectacular en un trasatlántico que se fue a darle la vuelta al Canal de Panamá, lugar de ensueño y que nos hace olvidarnos que somos humanos y que también a nosotros la vida nos cobrará con creces nuestros descuidos y nuestros errores.

Porque por más políticas públicas que queramos generar en torno a la pobreza, la planificación familiar está en jaque y nadie la puede parar. Ayer tristemente el Secretario de Salud de este país, anunciaba que las adolescentes ya se están embarazando desde los diez años. Triste que hasta ahora el ex rector se esté dando cuenta que esto pasa en su país. Es un médico de excelencia... ¿Entonces? ¿Por qué nadie, ni el Conapo, ni los Coespos, ni los programas para mujeres, ni la misma Secretaría, tomen en cuenta esta situación? De qué nos sirve hacer planteamientos a nivel nacional de igualdad de género si esto no es realidad? ¿A qué estamos jugando?

Me dan risa las señoras todas emperifolladas -que salen de vestido rojo junto al presidente- queriendo demostrar que ellas sí pueden hacer eventos, cuando tienen la obligación de bajarse al nivel de la población y trabajar con los más necesitados. Irse a las comunidades. Ver a las indígenas, a las mujeres de zonas urbanas marginadas y junto con ellas, enseñarles a las niñas que su cuerpo es sagrado y que por una sola vez que tengan relaciones con sus parejas, o no parejas, se pueden embarazar. Los hijos no son una broma del destino.

Esto no es un juego. El amor no es tal. Traer a hijos al mundo para situarlos en un lugar alto, de un cerro que se puede desgajar, es un acto mortal. Llorar ante alguien que debe entender esto, tampoco. Educación y salud son piezas clave. La pobreza nos está comiendo. Grave.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.