• Regístrate
Estás leyendo: La vida y los años
Comparte esta noticia

Con singular alegría

La vida y los años

Gilda Montaño

Publicidad
Publicidad

Y ni modo. La vida necesita vivirse y punto. Y sin con ello nos acabamos las horas, los días, la calma, los entusiasmos, y las sorpresas, ni qué hacer. Ese es el riesgo que a diario corremos. Si nos acabamos los amores, la salud, las adivinanzas, los dolores, tampoco. Aquí estamos para tratar de resolver todo esto y más.

Y así pasan los años. Muchos. Si nuestros colores ya no son los mismos, si nuestro universo de sopetón se quedó vacío: sin lunas, sin estrellas, sin soles por delante: es nuestro único deber reconstruirlo. Y con este a nosotros mismos. Capa tras capa, momento tras momento. Porque la vida se diluye. Se deshace. Se cuela como agua entre las manos. Solo... y solo de sopetón si construiste un fuerte puente, tal vez desde allí oigas cómo corren aún ríos de agua viva. Esos sí son tuyos.

Nuestros dragones, nuestros monstruos, se alborotan. Y nosotros, o nos escondemos o lo extinguimos. Oscurecer la vida no nos lleva a nada. Es por demás entender que esto es lo único notable que tenemos. Pero trasciende si la agarramos de los pelos, como Sancho. Es la única que tenemos aunque nos inventemos muchas paralelas. Y aunque a lo lejos oigamos a los muertos. Ellos ya no están, ya se nos fueron. (Los dejamos ir cuando ya no nos acordamos de ellos).

Y la vida se va en un segundo. A veces caminando, a veces corriendo. Se va y no lo anuncia. De repente sucede y necesitas estar debajo de un árbol enorme, fuerte, cobijado, paras que no te encuentre desnutrido. Para que sepa que todos los elementos de los que fuiste creado te mantienen firme. Que te tiene que respetar y esperar pacientemente a que tú, del otro lado del espejo escojas volar. Porque la conviertes en tu decisión en días de lluvia. En días de llanto. En días de inmensa soledad.

Cuando aprendes a que no eres Dios, por más ciencia que le pongas al asunto. Porque aunque sepas palmo a palmo qué es lo que sucede luego, no lo puedes transformar. Por un simple proceso que además, también se llama vida.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.