• Regístrate
Estás leyendo: Cambios en la historia
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 12:55 Hoy

Con singular alegría

Cambios en la historia

Gilda Montaño

Publicidad
Publicidad

Alguna vez comenté acerca de un líder sindical poderosísimo, al que en un santiamén metieron a la cárcel y muchos años después salió para inmediatamente morirse; ser rico no le sirvió de nada. Le faltó paciencia, prudencia e inteligencia tal vez, cuando se acercó al presidente en turno y le amenazó: "a los presidentes también les entran las balas", le dijo. Y allí acabó no solo su carrera, sino la posibilidad de muchos petroleros de seguir haciendo bien su trabajo.

Me tocó –y lo digo con gran alegría- estar en la gerencia de relaciones públicas de Pemex en el noreste del país. Y pude tomar conciencia y medida de lo que significaba para todos quienes trabajaban allí, el pertenecer a un grupo seleccionado de seres a los que realmente les importaba la empresa.

Viví en Cadereyta, Nuevo León, lugar en donde existía una refinería. Allí estaba el Hotel de los Solteros; a pocos metros existían las casas enormes, arboladas, llenas de verde limón de los jeques petroleros.

Eran otros tiempos, nunca ocurría algo extraño. Lo más que podía pasar era que alguno que otro ducto fuera ordeñado. La prensa jamás tenía nada que hacer por esos rumbos, ya que todo se manejaba en gran orden y paz: era una maquinaria perfecta.

Quiero dejar plasmado aquí el amor de esta gran familia en la que todos trabajaban alrededor de un ideal: su empresa a la que todos servían con esmero. Pero todo esto pasó a la historia... la aprehensión de Hernández Galicia solo significó el comienzo del desmantelamiento del Poder político en el país. Tan solo un par de semanas después Carlos Jongitud Barrios corrió la misma suerte: le habrían quitado el Poder político para dejarlo en manos de quien más sabía de él, su mujer, una chiapaneca que ahora tiene su vida en una tablita, cuando ella misma se decía la mujer más poderosa de cualquier sindicato de América Latina.

En 1988 cambió la historia de México: todo es antes y todo después. Es en ese año, cuando dimos cuenta de un nuevo proyecto de Nación. ¿Qué nos pasó? ¿Desde cuándo y por qué nació la CNTE y por qué nadie la controló?

Fue cuando "lo formal se convirtió en informal". ¿Qué conquista laboral podrá tener cualquier líder sindical? Ninguna...

En la medida que los trabajadores recuerden las conquistas laborales colectivas de su gremio, también lo harán con sus líderes. Ellos solo recuerdan que antes comían, bebían, vestían y habitaban de mejor manera. A Hernández Galicia lo tienen presente en mente y espíritu: les hace falta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.