• Regístrate
Estás leyendo: Yoshie Takeshita: la rebelión de los bajitos
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 13:38 Hoy

Sobre héroes y hazañas

Yoshie Takeshita: la rebelión de los bajitos

Gilberto Prado Galán

Publicidad
Publicidad

Los bajitos no son ineptos para el deporte. Medir menos de un metro con setenta centímetros no es objeción para destacar en alguna actividad, juego o atletismo. Diego Armando Maradona mide un metro con sesenta y ocho centímetros y su sucesor Lio Messi mide un metro y sesenta y nueve centímetros. La voleibolista nipona Yoshie Takeshita mide solo un metro y cincuenta y nueve centímetros. Fue en su tiempo la jugadora más chaparra del mundo. Esta talentosa acomodadora del voleibol participó en casi trescientos cotejos internacionales y le dio a Japón distinguidos lugares en justas olímpicas.

Yoshie nació en marzo de 1978 en Kitakyushu, Fukuoka. Jugó con el JT Marvelous de la liga superior japonesa y representó a su país en la selección voleibolista. Ganó varias veces la distinción a jugador más valioso del mundo y es considerada por algunos críticos como la mejor voleibolista de la historia. En las olimpiadas de Atenas 2004 fue elegida como la mejor defensa-levantadora. Era increíble ver cómo reptaba sigilosa, sorpresiva y súbita en la duela y rechazaba los embates/envites de sus rivales. Su juego era completo: bloqueaba y atacaba con la misma habilidad o pericia con la que defendía. A pesar de su estatura, Yoshie llegó a abarcar con su alcance la distancia de dos metros con setenta centímetros para bloquear y un metro con ochenta al gestar sus ataques. Tenía, además, vocación de lideresa y sabía ordenar al equipo. Por esta razón la Federación Internacional de Voleibol la distinguió, en el Mundial de 2006 como la Jugadora Más Valiosa de la justa. Ella llevó a Japón al quinto lugar del Mundial de 2003 y al mismo puesto en la olimpiada de Atenas. Nos preguntamos acerca de su peso y la respuesta es sorprendente: solo cincuenta y cinco kilos. Esto le permitía el fenomenal resorte y unos reflejos centelleantes. A sus treintaiún años había participado en doce encuentros olímpicos y siete partidos de copas mundiales.

Elástica, versátil, flexible y rápida, Yoshie Takeshita se arrojó a la duela para protagonizar espectaculares salvadas de inverosímil prosapia. Ver jugar a esta diminuta atleta fue, lo digo sin hipérbole, sin exageración, un lujo para la mirada, un gongorino privilegio de la vista.

gilbertoprado@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.