• Regístrate
Estás leyendo: Tres de Unamuno
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 23:21 Hoy

Sobre héroes y hazañas

Tres de Unamuno

Gilberto Prado Galán

Publicidad
Publicidad

Unamuno, que era afecto a las etimologías, escrutaba con fervor las raíces de las palabras y solía decir, por ejemplo, que Dios no existía, porque existir es estar afuera y Dios está dentro del corazón de los hombres: Dios no existe; Dios insiste, esto es, vive dentro de nosotros. 

 
Por eso también el origen maravilloso de la palabra entusiasmo: Dios adentro. Y es equívoco decir –segunda enseñanza- te extraño, porque extrañar otra vez es estar afuera. De modo que decimos amigo entrañable y nunca decimos amigo extrañable.

Por eso conviene decir de modo apropiado: te entraño, cuando queremos a alguien. La tercera lección tiene que ver con la frase bíblica que niega el acceso paradisiaco a los ricos: la moraleja del ojo de la aguja y el camello.

Unamuno, perito en griego, explicó que una mala traducción identificaba camelos como camello y que, en realidad, se trataba de un calabrote o cable grande, según explica María Moliner, a quien admiro y quien, por desgracia, perdió la memoria en su franja crepuscular. Aquí me detengo: tres de Unamuno, el búho de Bilbao. 


Algo más: recomiendo fervorosamente el soneto “Redención”: propedéutica del vivir. ¿Se acuerdan? “Dios te conserve fría la cabeza,/caliente el corazón, la mano larga,/el oído con adarga,/y los pies sin premura y sin pereza”: cuatro de Unamuno, pues.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.