• Regístrate
Estás leyendo: Santos Laguna: el milagro secreto
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 02:51 Hoy

Santos Laguna: el milagro secreto

Publicidad
Publicidad

Rememoro aquella épica final que bien pudiéramos llamar la final del Chuletita Orozco por dos razones: la friolera de goles en el partido en La Comarca y porque el entonces estratega del Santos, Pedro Caixinha, tuvo la iluminación meridiana de sacar al héroe de la ida y meter a Sergio Ceballos para evitar una remontada de precipitación inminente: el Querétaro, al medio tiempo, estaba haciendo literalmente la chica. Y parecía sombrío el porvenir del Santos en aquel juego de vuelta. Recuerdo con pasmosa nitidez que durante el medio tiempo me llamaron mi mujer (q.e.p.d.) y mis hijas para preguntarme cuál era mi pronóstico. Ellas dijeron: si Gil, que es más optimista que el consejero áulico Leibniz, dice que el Santos está frito, ni hablar. Llamémosle. Dije a mis mujeres en altavoz: la misión es muy complicada. El Santos naufraga anémico: resignémonos: Vucetich seguirá siendo el Rey Midas del futbol mexicano. Mis palabras, luego lo supe, sumieron en depresión sin orillas a mis tres afectos centrales. Y me dispuse a ver el segundo tiempo escéptico, resignado. Entonces la mano mágica de Caixinha (esa epifanía o iluminación que sobrevino de manera increíble) obró el milagro: el jovencito Ceballos entró en lugar del héroe, en lugar del Chuletita, en lugar del hacedor del prodigio en La Laguna. Y el Santos plantó cara con un golpe de timón inolvidable. Por eso quebré una lanza a favor de Pedro Caixinha, porque tuvo en la mente la intuición luminosa o, diría Borges, el milagro secreto.

gilpradogalan@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.