• Regístrate
Estás leyendo: Las alas de la alegría
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 18:33 Hoy

Sobre héroes y hazañas

Las alas de la alegría

Gilberto Prado Galán

Publicidad
Publicidad

Tres vectores arrojan la resultante de la alegría según María Moliner: sentirse bien (realmente bien diría Xavier Zubiri), tendencia a reír y motivos para ello (para reír). Existen varias aproximaciones semánticas de la palabra alegría en nuestro idioma: alacridad, felicidad, contento, regocijo, satisfacción, dicha, etc. La voz felicidad es un paraguas significativo más amplio y, en el estricto ámbito de la condición humana, bordea el terreno de lo utópico.

La palabra alacridad es gemela del voquible alegría (de alacris) y Moliner la define como la suma de alegría y animación. Una voz emparentada con la alegría es regocijo: re et gaudium: re-gozo, regodearse. Recuerdo que en una de las cartas que tuvo a bien enviarme Eduardo Galeano me dice: “me ha dado un alegrón recibir tu misiva”.

Y es que alegrón es un júbilo súbito, intenso e inesperado, avisa el diccionario. Groucho Marx va aún más allá cuando trata el tema de la felicidad en el planeta: “No basta con ser feliz, tienen que ser infelices los demás”. El antónimo de la alegría es la palabra tristeza. Y en México decimos agüitado a quien padece una cuita (debería ser acuitado).

Y el sinónimo más cercano de la palabra alegría es el nombre Leticia.


gilpradogalan@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.