• Regístrate
Estás leyendo: La gloria de los humildes
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 08:13 Hoy

Sobre héroes y hazañas

La gloria de los humildes

Gilberto Prado Galán

Publicidad
Publicidad

Hay un poema de Charles Baudelaire que me fascina y que, además, urde arco analógico hacia otros temas, hacia otras disciplinas. El poema se intitula El Albatros y los versos que lo culminan son: “Exiliado en la tierra, sufriendo el griterío,/sus alas de gigante le impiden caminar”. En la paráfrasis deportiva podríamos decir que a ciertos equipos “las alas de su nómina les impiden triunfar”. Aquí me detengo.

Equipos humildes que han conquistado la gloria con una nómina modesta son excepcionales: el Leicester Club inglés es un ejemplo deslumbrante. Y en la reciente edición de la Serie Mundial los Astros de Houston lograron la hazaña sobre equipos en postemporada que tenían una nómina superior. A veces el corazón granado troquela proezas mayúsculas. El corazón concertado con la inteligencia. Boxeadores que han salido de los más empobrecidos barrios han conquistado el cielo. Rubén Olivares, en nuestras latitudes, fue uno de ellos. Y cómo no recordar en el mundo del beisbol a los milagrosos Mets de 1969. Los Mets de los protagonistas de las caricaturas: los Mets de Tom (Seaver) y Jerrry (Koosman). Y los Potros de Hierro del Atlante del Profe Cruz que se impusieron a Pumas con un golazo de Clemente Ovalle. ¿Dónde está Clemente Ovalle?

Y no quisiera cerrar esta reflexión sin mencionar al Once Caldas de Colombia, equipo que se agenció nada menos que la Copa Libertadores 2004. La gloria de los humildes, el cielo de los desamparados.

gilpradogalan@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.