• Regístrate
Estás leyendo: Ignacio Padilla entre nosotros II (última parte)
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 23:10 Hoy

Sobre héroes y hazañas

Ignacio Padilla entre nosotros II (última parte)

Gilberto Prado Galán

Publicidad
Publicidad

El daño no es de ayer (La otra orilla, 2011) no es una novela fantástica. Es una novela donde el personaje protagónico, transposición nítida de Nacho, busca la inmortalidad por varias vías. Y tengo para mí que la máquina que ha construido el coronel Blake es menos inmortalizante que la literatura misma.

¿Por qué? Porque Nacho Padilla construyó en su breve tránsito por la morada del mundo libros inteligentes e imperecederos. El talento de Nacho era, para decirlo con una frase de esa novela, “tan claro como una aurora boreal”. Al releer esta novela fraterna descubrí frases colocadas con puntería de arquero medieval, pero me retuvo una sin duda elocuente: “navegar mansamente hacia la nada”.

Todos quisiéramos de algún modo morir así. Cerrar los ojos y ser acunados por la Muerte. Acostarnos a morir, sencillamente, como dijo Unamuno. En esa obra cimera (para mí lo es), Nacho habla de “la retención de lo inmaterial en la materia”.

Esa retención no se ha dado en un cuerpo espacial distinto al suyo. Esa retención está viva y omnipresente en su literatura. Nacho, como dice en la novela, ha logrado ya “esclavizar las fuerzas del ultramundo”. Y renace cada vez que sus lectores lo resucitan. Ha trascendido con su obra esa “eternidad limitada a la duración de la materia que ocupamos”. Y él permanece con esa sonrisa y con ese ingenio impares “libre de la dictadura de la muerte”.

Quiero cerrar este breve homenaje a mi querido amigo presente (Los muertos, lo dijo Víctor Hugo, son invisibles pero no están ausentes) con una frase que, dada mi dolorosa circunstancia por mi viudez imprevista y reciente, me ha dejado trémulo. Escribió Nacho: “La extinción de quien amamos no es el final de la trama, es apenas el recordatorio de su horrible e injusta inconclusión”. Desde el Más Allá Nacho nos observa con su gloriosa sonrisa. Y nos da fuerza invencible para seguir adelante. Que Dios nos guarde.


gilpradogalan@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.