• Regístrate
Estás leyendo: Cuentos para médicos y un asilo
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 14:46 Hoy

Sobre héroes y hazañas

Cuentos para médicos y un asilo

Gilberto Prado Galán

Publicidad
Publicidad

El libro Cuentos para médicos y un asilo de Andrés Santos Chávez es inusual, infrecuente en nuestras latitudes. ¿Por qué? Porque se trata de historias que giran sobre el gozne de la ciencia médica y que, además, en cada una de ellas el autor logra el delicado equilibrio entre la sensibilidad humanista y la oportuna, aunque a veces engorrosa, administración de los fármacos. 


Los personajes son víctimas de la resultante entre el componente genético, la lotería de la naturaleza diría John Rawls, y el temple que forja una voluntad a veces anémica, como en “El geriatra” o “El vigilante” o “El pasante”, abúlica, poblada de temores y de obsesiones que se traducen en irremisibles compulsiones: la glotonería imparable o la nostálgica reminiscencia del gato de la abuela, del entrañable “Rayas”. 

 
El narrador fragua una combinación afortunada entre el desarrollo de las historias y el dibujo de los personajes en sus dos vertientes: planos –con comportamientos predecibles y uniformes- y esféricos –conductas cambiantes o proteicas-, según la añeja definición de E. M. Forster. 


Cada historia ha sido contada con malicia narrativa y con un entusiasmo que no desdeña la estrategia de la sorpresa encallada en la sabiduría del psiquiatra. Un psiquiatra que ha recorrido las salas de los hospitales invadido de angustia pero también de esperanza. 


Y me refiero a una esperanza alentada por la posibilidad de mejorar nuestro entorno, nuestra cotidianeidad, nuestro mundo. El cierre de este libro es inmejorable: la utopía feliz de un asilo grato, vivible, placentero. Además esta obra ha sido dedicada a la memoria de Leticia Santos Campa, una mujer maravillosa, irrepetible. Salve y enhorabuena, querido Andrés, por tus Cuentos para médicos y un asilo.



gilpradogalan@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.