• Regístrate
Estás leyendo: Corte de caja: Rusia 2018
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 17:01 Hoy

Sobre héroes y hazañas

Corte de caja: Rusia 2018

Gilberto Prado Galán

Publicidad
Publicidad

Sin ánimo de incordiar, sin ánimo de molestar: México hizo un buen mundial: a corte de caja del partido del lunes, donde perdió dos a cero contra la selección pentacampeona, contra Brasil. No relativizo el mérito de haber derrotado a Alemania en el partido inicial. No lo relativizo porque nunca había ocurrido y quizá nunca -si los dioses me brindan un arco vital de cuatro mundiales más como promedio- habrá de suceder mientras viva.

Gran mérito, gran fortuna. Lo escribió mejor Baltasar Gracián: “mérito sin premio y premio sin apremio”: mérito sin premio para México; premio sin apremio para un Brasil acunado en un Neymar en pose de divo, que llora y ríe, que sueña y añora, pero que no juega como todos esperábamos.


Los dos dioses del futbol mundial quedaron fuera rápido: Messi 1, Cristiano 4. Sí, cuatro goles, pero intrascendentes. Ahora esperamos que el mundial recompense a los equipos pequeños, luchadores, combativos. Esperamos que Bélgica siga sorprendiendo; esperamos que Francia, de los botines de Mbappé, brille.

Pero no me distraigo: México ha dado un buen mundial. Es verdad: de más a menos: de jugar con el pelo natural a la sofisticación absurda de la blonda cabellera: de Lozano genial a una pálida sombra. Y además: tenías al binomio mortal, al binomio letal, al binomio mortífero que acabó con Brasil en Londres: tenías a Marco Fabián y a Oribe Peralta. Y no los utilizaste. No les diste miserables minutos. En el pecado, trillado lugar común, llevaste la penitencia, profe Osorio: un poquito de humildad. Un poquito de llaneza: “llaneza, Sancho, que toda afectación es mala”. Y nos hubiéramos divertido un rato más. De cualquier modo: ¡gracias!

gilpradogalan@gmail.com


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.