• Regístrate
Estás leyendo: Beneficios de la serendipia
Comparte esta noticia

Sobre héroes y hazañas

Beneficios de la serendipia

Gilberto Prado Galán

Publicidad
Publicidad

Se llama serendipia a los hallazgos afortunados o, sencillamente, a descubrir algo bueno sin buscarlo. Hurgando en las cajas de libros que tengo en la casa materna encontré, no exagero, una bomba atómica literaria publicada por Harvard y cuyo editor fue Charles W. Eliot. El título del libro es Essays English and American (1910) y contiene abordajes de, por ejemplo, Thomas H. Huxley, Robert Louis Stevenson, John Ruskin, Matthew Arnold, Édgar Allan Poe o Henry David Thoreau.

Dos, por así decirlo, circunstancias textuales me retuvieron. La primera es La foto que preside el libro. La Imagen de Thomas H. Huxley, el biólogo apodado el bulldog de Darwin, con la mano derecha oculta en el pantalón mientras que en la mano izquierda, a la altura del ombligo y en clave de circunspección reflexiva, ostenta una calavera humana: impresionante.

La otra circunstancia, en contraste con la anterior resultó reconfortante. Leí al azar el inicio del ensayo de Matthew Arnold sobre la poesía: “The future of poetry is immense”.

¡Ah! Además encontré una primera edición de Writings/Biographical Essays de Thomas de Quincey. Un tesoro. Los beneficios de la serendipia.


gilpradogalan@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.