• Regístrate
Estás leyendo: ‘Zague’, posdebate y rediseño
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 06:58 Hoy

Uno hasta el fondo

‘Zague’, posdebate y rediseño

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Gilga se apresura a declarar: no se sumará al linchamiento de Luis Roberto Alves Zague. Metió la pata; ni modo, así pasa. En un camerino tuvo impulsos poderosos y envió un mensaje porno exhibiendo sus partes (así se dice). Oh, aquí vienen las feministas radicales, todos a esconderse: falocéntricos, machistas. Diría Zaguiño: ¿cómo la ven? Es verdad que si estás en Rusia para cubrir el Mundial, eres un comentarista a quien seguirán cientos de miles de personas y entonces te da por mandar un whatsapp cachondo, te lleva el diablo y toda la liga de la decencia de México te perseguirá para sacrificarte.

Nada le hace, Zague, el numerazo estuvo muy cañón, pero usted no se robó 10 ranchos ni desvió mil millones de pesos, solo se sintió entusiasmado, o como se llame. Ay, qué ganas de mandarle un mensaje a Sutana. Allá voy, y ¡madres!, el vehículo se vuelca. La vida privada del señor la arreglará como le dé su regalada gana, y a nadie importa, solo a él y a su pareja, si acaso. En otro mundo, al menos una parte de los medios debería preocuparse por la forma en que se puede entrar a la vida íntima de una persona para exhibirlo. En todo el mundo hay prensa amarilla y prensa roja. ¿No es un abuso mayor que entren a tu cuenta, te roben y entreguen a las redes y las rudas tu vida privada? Recuerden esto: la intimidad juega en el estadio de la libertad. En fon.

Posdebate

En otro orden de cosas. Dirán la misa amigos que no malquieren a Gilga, pero Liópez no se perdió el tercer debate de los candidatos a la Presidencia, antes al contrario, más bien flotó mientras Meade y Anaya se despedazaban.

Los golpes le hicieron los mandados a Liópez: Riobóo (apa’ nombrecito, diría el campeón del humorismo blanco) y Jiménez Espriú. Anjá. Los debates no cambian las intenciones del voto. Y decía Gilga que vio a Liópez tranquilo, algo cínico, seguro de sí mismo.

El candidato siguió los consejos de sus asesores: callado, nada de ir a los golpes en corto. Obsérvalos de lejos, como quien lleva entre 12 y 15 puntos de ventaja, si no es que más. Y así pasó el tiempo, y así libró Liópez el tercer debate: “Yo qué culpa tengo de que ustedes estén (Anaya y Meade) empatados hasta abajo”. Por lo demás Gamés afirma: los adversarios de Liópez han resultado dos candidatos decepcionantes.

Dice el filósofo: nadie pierde tanto como el que ve de cerca la derrota; nadie gana tanto como el que ve el triunfo al alcance de la mano.

Mundial

Gamés declara en esta página del directorio que las campañas han terminado. Como lo oyen. Según Gilga, el país va a trasladarse al Mundial: olvidará la política, las trampas, las denuncias, los ataques, la guerra sucia, la guerra limpia, las declaraciones de los candidatos. Aun si a usted no le gusta el futbol, la vida lo llevará por los extraños caminos del juego del hombre.

Decía Françoise Sagan: “El futbol me recuerda viejos e intensos amores porque en ningún otro lugar como en el estadio se puede querer u odiar tanto a alguien”. Así las casas (muletilla patrocinada por Grupo Higa), abarrotes y servicios, favor de pasar a caja siete.

Diseñar

Oigan esto: su periódico La Jornada ha empezado, y no se sabe si terminado (ado-ado), el rediseño del diario. Una tinta más, una renovación; la verdad, el periódico ha mejorado su fachada y sus interiores. Qué sentido de la oportunidad, qué forma de dominar los tiempos políticos, qué interesante todo esto en un diario que apoya desde hace mil años a Liópez.

Gilga se devana los sesos: ¿qué escribirán los editores cuando gane Liópez?, ¿a quién van a dibujar los moneros con trazos sulfídricos? Muy fácil, a los integrantes de la mafia del poder. Pero una vez en el poder, una vez que Morena se convierta en el partido hegemónico, ¿qué hacer?, como diría Lenin. Sigan remozando la casa, les va quedando muy bonita. Decía Monsiváis: hay momentos extraordinarios en los cuales las convicciones coinciden con los intereses. Oh, sí.

Todo es muy raro, caracho, como diría Kundera: La persona que pierde su intimidad lo pierde todo.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.