• Regístrate
Estás leyendo: Zafarrancho
Comparte esta noticia

Uno hasta el fondo

Zafarrancho

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Otro zafarrancho de la Cuarta Transformación. Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil pensaba esto (ya empezaron las jactancias): dime cuánto ganas y te diré quién eres. Si usted ha trabajado para el Estado y ha ganado gracias a su preparación y trayectoria buen dinero, Gil le tiene malas noticias: usted es un deshonesto e insensible. Si además tiene la ambición de ganar más dinero para ahorrar y, un día con un buen viento, comprarse una casa, usted no tiene perdón de Dios. Con la pena.

Si Gil ha entendido algo, cosa improbable, no se trata de elevar la vida de unos, sino de bajar la vida de otros. Esta forma de la política se llama “o todos coludos o todos rabones” y da resultados perdurables: que todos seamos honestos, sensibles y pobres. La verdad sea dicha (muletilla pagada por Morena y el Presidente), la Cuarta Transformación necesita dinero a puños para regalarlo a los jóvenes, a los viejitos, para hacer cien universidades, meterle dinero al Tren Maya, construir la refinería de Dos bocas, y así.

Gilga pertenece a ese grupo humano que considera que el dinero es moralmente neutro. El Presidente considera que el dinero es malo y atrae a la maldad. Gil cree que se puede hacer buen uso o mal uso del dinero. El Presidente y Morena creen que el uso del dinero proviene de las sombras, por esta razón hay que purificarlo regalándolo. ¿Cómo ven al filosófico Gamés?

Contrapesos y madrazos

La suspensión de la Ley de Remuneraciones le parece a Gilga un encontronazo anunciado. Gamés se pone suspicaz, como ratón viejo: el Presidente y Morena quieren el control de la Suprema Corte. Con ustedes, el zafarrancho de esta semana de la Cuarta Transformación. Gil lo leyó en Animal Político: la Asociación Nacional de Magistrados y Jueces de Distrito ofreció una conferencia de prensa en la cual negó que en el Poder Judicial se perciban salarios de más de 600 mil pesos mensuales, y acusaron que se busca debilitar el sistema de pesos y contrapesos de la democracia y vulnerar el estado de derecho. Gamés leyó esto: “Se ha querido posicionar un falso discurso de que somos privilegiados y que vivimos del abuso del erario público señalando cantidades excesivas, como que percibimos más de 600 mil pesos, que no corresponden ni cercanamente a la realidad”.

La nota de Animal Político añade: “Señalaron que la irreductibilidad salarial no es un privilegio , sino una de las diversas garantías de independencia de la Judicatura, reconocida no solo en la propia Constitución sino también por las Convenciones y Tratados Internacionales que el Estado mexicano no solo ha firmado sino ratificado y comprometido a cumplirlos a cabalidad”. Con la novedad de que ya empezaron los madrazos. La Asociación de Magistrados respondió con energía (fijarse la corrección política: Gil no se refirió a los blanquillos, no fuera a dar el taibazo): “En un auténtico régimen de división de poderes, en una democracia fortalecida como la que permitió el cambio de rumbo, no caben los jueces dóciles o al servicio de nadie”.

Moralmente superiores

Gil regresa al libro de Jan-Werner Muller (Grano de sal, 2016) y que planea aprenderse de memoria, de pe a pa. A las luz de estos incidentes, lectora, lector y lectere lean estas líneas: “Mi propuesta es que el populismo es una peculiar imaginación moralista de la política, una forma de percibir el mundo político que sitúa a un pueblo moralmente puro y totalmente unido en contra de las élites consideradas corruptas o moralmente inferiores de alguna u otra forma (…). No puede haber populismo sin alguien hablando a nombre del pueblo (…). Los populistas ponen a la gente pura e inocente, que siempre trabaja, en contra de una élite corrupta que no trabaja realmente (más allá de fomentar sus propios intereses). La concepción moralista de la política claramente depende de algún criterio para distinguir lo moral de lo inmoral, lo puro de lo corrupto, la gente que importa, en la jerga de Trump, de la que no significa nada”. ¿Cómo la ven?, dicho esto sin la menor intención de un albur moral.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.