• Regístrate
Estás leyendo: Sin autoridad
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 19:50 Hoy

Uno hasta el fondo

Sin autoridad

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

A Gil ya no se le ocurre nada acerca de la CNTE, salvo que el tema llegó para quedarse en las primeras planas, en los noticiarios televisivos y de la radio y en la vida diaria, asombrada y ensombrecida, de quienes padecen los desmanes de los grupos de choque que integran a la coordinadora. Gamés se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y caviló: la CNTE ha demostrado que se puede socavar el muro de la autoridad sin que ocurra una reacción organizada, legítima, decidida. Si algo ha dejado la CNTE en los estados en los cuales ha logrado imponer el vandalismo es la forma eficaz en que ha desmigajado las atribuciones de la autoridad. La respuesta última ha sido no poner una mesa más de negociación, sino exigir una retirada de la coordinadora, aunque Osorio Chong desdice al secretario Nuño: si hubiera conversaciones, éstas no serían privadas, sino públicas. ¿En qué quedamos? ¿Hay mesas o no hay mesas? Aquí hay algo como el grado cero de la coordinación o el punto álgido de una disputa. Gil lo resume con los sólidos conceptos de ciencia política: Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a Muchilanga le echó a Burundanga les hinchan los pies. Y así hasta el fin de los tiempos.

Ideas y más ideas

Las finísimas personas de la coordinadora tienen muchas ideas, cada vez más sofisticadas. Uno de los últimos acuerdos de la asamblea estatal de la sección 22 de la CNTE, por unanimidad, ha sido mantener en paro a las escuelas, no volver a clases y radicalizar sus acciones, como por ejemplo tomar la refinería Dovalí Jaime para ocasionar el caos y provocar una crisis energética en Oaxaca. La refinería, lee Gil en su periódico MILENIO, localizada en el puerto marítimo de Salina Cruz, en el istmo de Tehuantepec, es la planta de abasto y distribución de combustible y gas del estado y la región sur-sureste. Así o más destructivo; así o más violencia contra la población.

En la misma asamblea los dirigentes de la CNTE decidieron “acordonar”, es decir bloquear, el aeropuerto de Oaxaca y también aislar el Instituto Estatal de Educación Pública de la entidad (Ieepo) y sus oficinas regionales y administrativas. En ellas trabajan 6 mil personas y se realizan 10 mil trámites diarios. Desde luego, los activistas mantendrán la toma del centro histórico de Oaxaca e incomunicarán a los principales comerciantes. Los cercos carreteros, por cierto, aumentarán. ¿Cómo la ven? Sin la menor intención de un albur violento.

Los mismos activistas que defiende Liópez habían acordado fastidiar a “transnacionales”. La misma asamblea acordó asediar empresas en 15 estados. A esto le han llamado “nuevas jornadas de movilización”. Gil lo leyó en su periódico El Financiero: “se espera así que bloqueen y realicen manifestaciones afuera de las tiendas Walmart, Coppel, Soriana y que además se impida el paso de vehículos pesados en los bloqueos”. Así de fácil, se cierran las tiendas, que los compradores se fastidien, que los empresarios aguanten vara, que aumente el desabasto, que hacemos lo que nos dé nuestra reverenda gana y háganle como quieran. Es decir: un mundo sin autoridad.

Guerrilla

Gamés leyó en su periódico El Financiero una breve nota firmada por David Saúl Vela, en la cual glosa un documento del Ejército Popular Revolucionario en el cual reitera su apoyo a la CNTE y en el cual (cuántos cuales) le pide, más bien exige, que radicalice sus acciones para acabar con la reforma educativa. A Gil se lo ponen los pelos de punta, la unión de la guerrilla y la CNTE era conocida, pero una vez expuesta toma dimensiones de escalofrío: “si por años han subyugado los intereses populares y se pretende ceñir aún más los grilletes de la explotación y la opresión, ¡que nadie se sorprenda cuando ardan los intereses del capital!”. Si Gilga ha entendido algo es esto: la CNTE ha pasado directamente al combate violento, público y clandestino, a la alianza con la guerrilla y la vía armada.

Lean este trozo del comunicado del EPR, si requieren de Rivotril y Xerenex, Gil proveerá: “el paliacate, la capucha, el pasamontañas, el machete, el garrote, la piedra, la honda, el cohetón, la molotov, como medidas de autodefensa ante un gobierno represivo”. Señoras y señores, con ustedes: un movimiento armado que toma carreteras, ataca empresas, pretende asediar refinerías y cercar ciudades.

Gil espera que la boca se le haga chicharrón, pero esto empezó mal y va a acabar pésimo. Temprano o tarde, será inevitable que el Estado responda. Císcalo, císcalo, diablo panzón, pero cuando el Ejército recupere todo lo que la CNTE ha tomado, solo puede ser por la fuerza. Eso ocurre cuando la autoridad ha desaparecido a lo largo de los años.

Las palabras de Platón resonaron en el amplísimo estudio: Cuando una multitud ejerce la autoridad es más cruel aún que los tiranos.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.