• Regístrate
Estás leyendo: Senadores y sanadores
Comparte esta noticia

Uno hasta el fondo

Senadores y sanadores

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Gil está de plácemes: el PES y el Panal perderán su registro. No existirán más estos partidos. Según los cómputos distritales, el Panal consiguió 561 mil 193 votos en la elección presidencial. Esta cifra representa 0.99 por ciento. Sin 3 por ciento en elecciones federales, los partidos se mueren. El PES logró en la presidencial un millón 530 mil votos, 2.7 por ciento. El consejero Baños ha informado que el INE designará a un interventor para liquidar estos partidos. Y revisar sus cuentas, inventarios y personal a su cargo.

Esta es la buena noticia. La mala: el PES va a desaparecer, pero deja en la Cámara de Diputados a más de 55 legisladores, todos ellos salidos de las filas de ese engendro. Y, por si fuera poco, dejará un gobernador: el prócer del césped, Cuauhtémoc Blanco. Esta media centena de diputados no tiene un ideario partidista, luego entonces vamos a contarlos como legisladores de Morena.

Los del Panal se venderán al mejor postor. Nos hemos librado de dos partidos impresentables, pero nos quedan sus legisladores, representantes de ese error de la democracia. Ahora mal sin bien: los pucheros partidistas no son exclusivos de Morena, si uno mete el cucharón en el perol del Frente salen ratones, cucarachas y otras especies no del todo agradables al paladar; ¿y qué decir de la coalición que apoyó al ciudadano Meade? Nada, guardemos un prudente silencio y pongamos una cifra: 16 por ciento. Lágrimas de sangre, como diría el extinto padre de Gil.

Senadora y senador

Gil lo leyó en su periódico MILENIO. Pintores extraordinarios se ponen de rodillas para pintar a sus madonas, Gilga se arrodilla para escribir estas líneas sublimes: Nestora Salgado y Félix Salgado Macedonio (¿son primos hermanos?) mostraron el documento que los acredita como senadores electos por Guerrero. Gilga se persigna: por la señal de la santa cruz, etcétera. Admitamos que estos dos personajes no enaltecen la política nacional, y no vengan con la paparruchada de que hay peores, sí los hay. A Nestora la defienden como a una heroína de la lucha social, si la defiende una mujer tan seria y serie como Marta Lamas, por algo será, pero caracho, poner cárceles y luego cobrar por la libertad de los encerrados, ¿no es un poco demasiado?

Félix Salgado, en cambio, es un pícaro. Un motociclista, actor de churrazos del cine nacional, bravucón de taberna, ligador de esquina y político inútil, inservible o solo servible para el puchero de Morena. Muy bonito. Sigan así, morenos, y pronto tendrán, más bien ya lo tienen, a un monstruo de mil cabezas. Nestora y Félix aparecen muy felices en la foto de su periódico MILENIO. Pues cómo no, faltaba menos, o más.

Yeidckol

La dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional, Yeidckol Polevnsky, anticipó que el próximo gobierno federal defenderá la creación de una comisión de la verdad para el caso Ayotzinapa. La dirigente agregó que habrá una depuración en las delegaciones y reiteró, según la nota de Rogelio Agustín, corresponsal en Chilpancingo, que hasta el momento no hay nada formal en torno a la creación de una fiscalía autónoma.

Si Gilga ha entendido algo, cosa improbable, será así: si no es con nosotros, será contra nosotros. Gamés considera que uno de los primeros momentos serios del gobierno del presidente Liópez será la fiscalía autónoma. Que siempre no, que no es conveniente en este momento en el cual el pueblo requiere de amigos y no de enemigos. ¿Cómo la ven? Dicho esto sin un albur de corte legal.

La rebatinga por el PAN

El Joven Tarabilla aún no sale del clóset en el cual se ha encerrado a quitarse la sonrisa que le tatuaron sus publicistas. Empezó la fumigación. Ni modo, ¿qué querían, darle un premio a Anaya por quedar 30 puntos debajo de Liópez? La asociación de gobernadores del PAN le va a caer a palos. Siete gobernadores se oponen al regreso de Anaya a la dirigencia de Acción Nacional. Si El Joven Tarabilla tuviera sentido de la realidad debería hacerse a un lado para que otros recogieran los pedazos del PAN. La farra de Anaya ha terminado, empieza la cruda terrible del Frente.

Todo es muy raro, caracho, como diría Fenelon: El verdadero medio de ganar mucho consiste en no querer nunca ganar demasiado.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.