• Regístrate
Estás leyendo: Que siempre sí
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 04:56 Hoy

Uno hasta el fondo

Que siempre sí

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Mienten los que afirman que la ausencia de Gil en esta página del directorio se debió a que resbaló con una cáscara de Glenfiddich 15. Un siniestro informático devoró su contribución periodística a ya altas horas y fue imposible recuperarla. En este momento el artículo le hace compañía a Stephen Hawking en un agujero negro. Dicho lo cual, entremos en materia.

Gil se enteró y al parecer también Alfonso Romo, cercanísimo asesor de Liópez, de que siempre sí, se revisarán con lupa los contratos petroleros con empresas trasnacionales. O sea que Paco Ignacio Taibo II tenía razón: de las reformas neoliberales no quedará ni el polvo. A ver cómo le hacen con las rondas, los contratos, las penalizaciones y el descrédito internacional cuando desbaraten el primer convenio firmado, afianzado y aceptado (ado-ado) por México y por leyes sancionadas en el mundo. Van a acabar litigando en tribunales. Como decía el filósofo: les va a salir más caro el caldo que las albóndigas. “Se van a revisar todos los contratos que se han firmado en este tiempo, uno por uno, para ver si cumplen con los requisitos legales y además no sean contratos producidos por la corrupción (…) No queremos contratos como los de Odebrecht”.

Liópez aclaró el asunto: “Una de las cosas que voy a tratar al día siguiente de la elección con el presidente Peña, luego de nuestro triunfo, va a consistir en que se detenga ya la entrega de los contratos para que empresas particulares exploten el petróleo de nuestro país (…) sobre todo voy a pedirle que ya se detenga la entrega de las costas de Yucatán y de Quintana Roo, que no deben utilizarse para la explotación petrolera porque se trata de una las regiones turísticas más importantes del país”.

Desconocer un contrato

A Gilga le hizo mucha gracia que a partir del 2 de julio, Liópez jefetee al presidente Peña. Comuníquenme con Peña. ¿Enrique? Te presentas aquí en mi oficina a las 3 de la tarde. Y te digo algo: deja ya de regalar la soberanía de la nación, carambas contigo, Enrique, así no se puede.

Pobre Romo, le han surtido hasta por debajo de las muelas. ¿Usted creía, don Romo, que la cosa sería fácil? Gil lo sabe: en Morena se odia a los empresarios, pues los consideran causantes de todos los males del país. ¿Exagera Gil? Lean las declaraciones de Taibo II y verán de qué lado masca la iguana, o como se diga.

Enrique Quintana informa en su periódico El Financiero y su gustada sección Coordenadas: “Van ocho licitaciones de bloques petroleros y tres farm outs de Pemex. Son 74 contratos adjudicados a empresas de más de 20 países. Tras escuchar las declaraciones de AMLO el 18 de marzo y conocer las de Taibo la semana pasada, ¿qué estarán pensando en esas empresas?”. Gilga imagina que en este momento los departamentos jurídicos de esas grandes empresas estudian lo que podría ocurrir si desconocieran sus contratos. Las declaraciones de Liópez han sido una señal en el mundo: a ver quién invierte un peso en México. Y a todo esto: ¿qué estará pensando Romo?

Taibo II

Gilga no sabe de contratos petroleros, pero sí sabe de periódicos y libertades, por esta razón se le pusieron los pelos de punta cuando leyó las declaraciones de Taibo II: “Y no tienen derecho moral los periódicos conservadores a estar diciendo: ‘Ay, es que se están dividiendo’. ¿De cuándo acá ellos tienen derecho a ejercer una crítica por la izquierda si se han dedicado años a hacer una política sucia y manipuladora?”.

Leyeron ustedes bien, eso dijo PIT II: que los periódicos, si son conservadores, no tienen derecho a criticar a la izquierda. Pregunta: ¿y si ganan las elecciones qué harán con los diarios desafectos? Porque si no tienen derecho podrían incurrir en responsabilidad jurídica. Con ustedes: el ideario de Morena. Periódicos conservadores sin derecho a la crítica. Muy bonito.

Sinónimos del escritor orgánico de Liópez: dogmatismo, intolerancia, autoritarismo, machismo, antiintelectualismo, incultura, populachero, sectarismo, paternalismo. Si Liópez gana la elección presidencial, hay que acostumbrarse a Taibo II y sus sinónimos, eso que ni qué. Si Liópez gana tendremos muchos Taibos: Taibo II, III, IV, V, VI, VII y así hasta el fin de los tiempos, o del sexenio. Es verdad: Gamés necesita ver más bax.

Todo es muy raro, caracho, como diría Savater: El sectario quiere que los suyos salgan adelante a toda costa, aunque el conjunto del país sufra en su armonía o incluso corra peligro de desmoronarse. Lo que no me sirve para ganar debe ser desprestigiado e inutilizado.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.