• Regístrate
Estás leyendo: ‘Proceso’ va
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 03:23 Hoy

Uno hasta el fondo

‘Proceso’ va

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Gil estaba pescando en las aguas de la prensa nacional. Nada picaba, ni una bota vieja, ni siquiera una de esas declaraciones  idiotas de John Ackerman. Envuelto en una nube de tedio, Gil consumía su humanidad hasta que sintió que algo jalaba fuerte (no empiecen). Según su portal Político México, el polémico proyecto del nuevo aeropuerto ya tiene gestor. El Presidente electo le ha impuesto a Rubén Samaniego el honor de la realización de las pistas de Santa Lucía. Samaniego es ingeniero agrónomo por la Universidad de Chapingo y tiene una amplia trayectoria como perito valuador, director de empresas de construcción de infraestructura rural, industrial y comercial.

Este Samaniego fue titular del despacho de la empresa Agrourbano, trabajó en el Instituto de Administración y Bienes Nacionales. Este amigo Samaniego fue agricultor en Sinaloa gerente regional de Promotora de Granos, además ocupó diversos cargos  en el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales. Ahora mal sal sin  bien: ¿Samaniego podría evaluar el valor de la columna “Uno hasta el fondo”? La verdad sea dicha (muletilla patrocinada por el pleno de Morena) existe un detalle interesante en la trayectoria de Samaniego: el ingeniero agrónomo es coautor del libro Sistema aeroportuario del Valle de México. Adivinen quién es el otro coautor. Fríos, fríos; tibios, tibios; calientes, hirviendo. ¡Sí!, el coautor se llama José Marío Riobóo (huyó y no lo pescaron). Qué casualidad, ¿no? Las coincidencias, carambas, ah, la rueda de la fortuna de las fortunas. Un momento: el Presidente electo dijo que Riobóo no participaría como contratista en Santa Lucía, pero no dijo nunca que uno de los empleados de Riobóo no participaría. ¿Va bien Gilga o se regresa? Ji ji:  una sopa de un chocolate ajeno, ¿o como era?
 
Proceso

Se alborotó el cotarro. La portada de la revista Proceso le arrimó un varapalo al Presidente electo en su portada: “AMLO se aísla. El fantasma del fracaso”. Las redes hervían, los mentideros estallaban, los seguidores de Liópez se desgarraban las vestiduras. Ingratos, inverecundos, les decían a los editores de Proceso. La misma esposa del Presidente participó en el estruendo y mandó un tuit airado: “Todavía no toma posesión y ya está ‘solo’. El conservadurismo de izquierda o de derecha, nubla el juicio y da pie a conjeturas fantasiosas. Los extremos puedes tocarse y abrazarse. Bienvenida la pluralidad y el debate. Lo bueno es el desenmascaramiento”. Jenaro Villamil, colaborador histórico de la revista, escribió: “Alguien que gana con 30 millones de votos no está aislado y no puedes fracasar si aún  no inicia. La entrevista no sustenta la portada, es mi punto de vista”.

Los que estén sentados párense, los que estén parados siéntense: Beatriz Gutiérrez y Jenaro Villamil tienen razón. La revista presenta una entrevista de Álvaro Delgado con el constitucionalista Diego Valadés en la cual se dice que el Presidente no cuenta con la participación de su gabinete y de sus legisladores. Mjú, como ño. ¡Aislado, al borde del fracaso! ¿No es un poco demasiado?  Ahora mal sin bien: ¿Proceso formará parte de la prensa fifí? De esos impresos que atacan el cambio como lo atacaron cuando Madero ocupaba la presidencia? Como dice un amigo: interesting.

Agua

Gamés no ha tenido problemas con el agua pues instaló en la casa de usted un sistema hidráulico que movería a una ciudad entera. Oh, sí. De que se descompuso la chafaldrana y salía un chisguete muy fuerte, se cierran las llaves. La obra, de que los soldadores no llegaban, de que unos tubotes no enganchaban con otros tubotes. Un calvario. El Día de Muertos, la caravana de migrantes, la sequía, Gilga pensaba en el fin del mundo. Y la revista Proceso hiriendo a su prócer, no hieran, no hay derecho. Algo dirá el Presidente en el próximo vuelo y a un lado de la salida de emergencia: camajanes de la falsa izquierda, fifís disfrazados de periodistas críticos. Ah, qué duro es todo (sin albur). Todo mal, sí como ño.

Todo es muy raro, caracho, como diría el escritor estadunidense William Somerset Maugham: “Morir es un asunto muy deprimente y deslucido. Mi consejo para ustedes es que no tengan nada que ver al respecto”.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.