• Regístrate
Estás leyendo: Parábola del sucio dinero
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 23:43 Hoy

Uno hasta el fondo

Parábola del sucio dinero

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

La noticia de la declaración 3de3 de Liópez ha tranquilizado a Gamés. Un político de ese tamaño, dos veces candidato a la Presidencia, puede vivir sin coche, sin tarjetas de crédito, cuenta de cheques, sin una sola propiedad y sobrevivir con un salario de 50 mil pesos al mes que le paga su partido. Aquí el posesivo es clave, pues se trata de su partido de él: su Morena. Dice Liópez: "Están enchilados los políticos corruptos, cínicos, hipócritas del PRIAN, socios, achichincles y corifeos, con mi declaración de bienes". ¿Cuáles bienes?, se pregunta Gil, si ha reportado nada de nada. Corrijan a Gil. Desde hace años, antes de Morena, Liópez viaja en avión, se traslada en camioneta, ha tenido subordinados, una campaña de viajes por la República mexicana y, Gilga quiere suponer, un salario para comer aunque sea una lata de sardinas Dolores al día con sus buenas tortillas y un Jarrito (¿ya no hay Jarritos de fresa?).

¿Quién paga los aviones, de quién son las camionetas, quién apoquinaba para su equipo de trabajo, de dónde salía el dinero para viajar día tras día? Se dice que en los Rollos del Mar Muerto se encuentra la respuesta a estos enigmas y también en un mensaje que se comió un pejelagarto que ahora vive en un manglar de Tabasco. Por lo demás, Gil cree que Liópez sigue siendo dispendioso: Mahatma Gandhi vivía con mucho menos. Así que, señor Liópez, a regalar esos trajes y esas chamarras, a deshacerse del refrigerador, ¿para qué los lujos?

Opacidad

Gil lo leyó en su periódico El Financiero, en una nota de Rivelino Rueda: en el 2015, año que comprende la declaración patrimonial, de no conflicto de interés y fiscal que presentó Liópez, el dirigente de Morena realizó 206 giras por la República mexicana y una a París. ¿Qué tal el entrecôte? Pues esos gastos no aparecen por ninguna parte. Lo mismo: aviones, traslado terrestre, hoteles, en fon y en fan. Liópez afirma que también recibe algunos centavos por las regalías de sus libros, que como se sabe son impresionantes best-sellers, y algunas conferencias, pero que develará esas cifras al cierre del año.

No deja de asombrar la capacidad de Liópez para crear de la nada un conflicto. Lo dicho: donde pone un pie crece un lío, una gritoniza, un toma y daca. No quiere ni puede ni le da la gana transparentar sus bienes, así que todos se los regaló a sus hijos. Por eso no incluyó los años de 2011, 2012 y 2013. Van a perdonar a Gilga los usuarios de la religión Liopista, pero ahí hay un gato encerrado que no cesa de maullar.

Amnistía

Gamés tomó el tumbaburros y buscó la palabra. "Amnistía: perdón de cierto tipo de delitos que extingue la responsabilidad de sus autores" (DRAE). Eso es lo que Liópez ofreció a la Mafia del Poder: una amnistía, o sea el perdón a sus delitos. "Les decimos a los integrantes de la Mafia del Poder que, a pesar del gran daño que le han causado al pueblo y a la nación, no les guardamos rencor y les aseguramos que ante su posible derrota, porque les vamos a ganar en buena lid en el 2018, no habrá represalias ni persecución. Decretamos esta amnistía anticipada porque lo que se necesita es justicia, no venganza".

Gamés no entiende nada de nada, o algo peor, sí entiende y un escalofrío le recorre la espalda: "una amnistía anticipada". Es decir, va a acusar a un grupo de personas de diversos delitos y luego los va a amnistiar. Caracho, a veces la venganza toma caminos extraños y se disfraza de amnistía. Buenas tardes, soy la Vendetta contra los delincuentes de la Mafia del Poder, pero pueden llamarme Amnistía.

Gilga recapitula y observa la hierba quemada por donde ha pasado Liópez recientemente: una declaración 3de3 de risa loca; una colección de majaderías e insultos contra quienes lo criticaron por su declaración de payaso, los llamó corruptos, hipócritas, corifeos, cínicos; una amnistía anticipada a los integrantes de lo que él ha llamado la Mafia del Poder, reconociendo de paso que los considera unos delincuentes. Muy generoso este candidato a la Presidencia de la República y, sobre todo, sereno. Es que de veras.

Un 'meme'

Una prueba de la percepción que tienen los mexicanos del momento por el cual pasa su país se desvela en el hecho misterioso de que a Gamés le hagan gracia algunos memes, esos chistes que circulan en la red, y a los cuales Gil siempre consideró indignos del pensamiento. Andaba pescando en el río revuelto de la vida en la red y los comentarios sobre las olimpiadas cuando apareció esto: "No ganamos medallas porque desde niños se nos inculca que no queremos oro ni queremos plata, que lo único que queremos es romper la piñata. Además, se nos enseñó que no hay que llegar primero, pero hay que saber llegar".

Y así rompemos piñatas y aprendemos a llegar.

La frase de Francis Bacon le aclaró a Gil el fondo de las declaraciones 3de3: Es muy difícil hacer compatibles la política y la moral.

Gil s'en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.