• Regístrate
Estás leyendo: Noticias santas
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 14:57 Hoy

Uno hasta el fondo

Noticias santas

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

El monito capuchino nomás no aparece. A las 8 de la mañana se le vio en un árbol de Reforma y Castillo de Miramar, en Lomas de Chapultepec, lo que se dice un monito burgués. A las 9, personal del zoológico intentó sedarlo cuatro veces, sin éxito, mala puntería, gran agilidad del monito. A las 10 y cuarto, los bomberos usaron una escalera telescópica, pero también fallan, el monito capuchino huye hacia la casa de la embajada de Estados Unidos y desaparece. ¿El monito forma parte de la trama rusa? Putin es muy capaz de mandar monitos malos. ¿Le dieron visa de entrada al monito? ¿Votará el monito el 1 de julio? A las 12 horas del día, se le vio al monito rumbo a una barranca cerca de la avenida Constituyentes.

Gil se encuentra desmoralizado: somos incapaces de capturar incluso a un monito capuchino. A algún funcionario se le ocurrió la genial idea de cerrar el tránsito hacia el Centro de la ciudad. Un caos. Si lo atrapan, el monito será llevado a un albergue de la policía. Trascendidos verdaderos, como lo oyen, afirman que Liópez acusó al monito de ser parte de la mafia del poder; Anaya explicó con peras y con manzanas que el monito le compró la nave industrial, que investiguen al monito y no a él; Meade tardó en dar su respuesta: se ve a leguas que ese monito huye de la corrupción y de la inseguridad que él corregirá pues sus manos, las de Meade, están limpias, que recuperará al monito si gana la elección. Olvídenlo, el monito nunca aparecerá. Muy monito. Chiste malo de Jueves Santo.

‘El H’

Gamés tuvo miedo. Desde hace tiempo, los médicos del Instituto Nacional de Psiquiatría sostienen que la salud mental de los mexicanos quedará afectada por la batalla contra el crimen organizado. Gil sintió la caricia maldita de la ansiedad cuando leyó en sus periódicos santos de la detención de El H, temible hampón e integrante del crimen organizado que traficaba en el sur de la capital y al parecer vendía droga en la Ciudad Universitaria. Siempre lo acompañaban 10 sicarios a bordo de un Mercedes Benz, un Porsche, una camioneta Avenger, un Jeep, un Jetta. Cargaban un arma larga, una escuadra calibre .21, 130 cartuchos calibre 2. 23. Traía yerba, cocaína en piedra y sobres con polvo como para hacer una fiesta prendidona en un estadio Azul lleno de buena onda.

Gil vio a El H y la gallina se le puso de carne, o como se diga. Un rufián que modeló su cuerpo en un gimnasio oscuro, tatuado (van a perdonar, pero a Gilga no le gustan los tatuajes) caminaba con dos policías. Si usted se encuentra a este delincuente una noche oscura muere del miedo.

Ahora mal sin bien: la captura de El H no ha sido consecuencia de ningún trabajo de inteligencia. Todo fue obra del azar: estos criminales acorralaron a una mujer policía, mando de la delegación Magdalena Contreras, y le dijeron que “ellos eran los buenos” en ese territorio y que se dedicaban al narcomenudeo, el secuestro y la extorsión. La policía se pone trucha y da aviso a sus superiores, 800 policías atrapan a los delincuentes. Y cae El H por soberbio, por idiota, por impune. Le dijeron además a la policía que si no atendía su petición atentarían contra ella. Es verdad: las mujeres son mejores.

Gil comparte con la lectora, el lector y le lectere esta reflexión santa: la muerte despiadada conformará un recuerdo que hará estragos en el mapa psiquiátrico de los mexicanos. ¡Estragos! Gil no sabe si meterse al clóset o abajo del escritorio, si beber del amargo cáliz, deglutir un Tafil o fumar algo de la yerba de El H.

‘Fruits de mer’

Dicho lo cual, ustedes no pueden ver a Gil, pero se dirige a un mercado de reconocido prestigio a comprar camarones, cola de langosta, ostiones, percebes y otras fruits de mer. Una zarzuela de mariscos quedará en la memoria de propios y extraños, incluso del monito capuchino que seguro vendrá al amplísimo estudio a pedir asilo.

Todo es muy raro, caracho, como diría Santa Teresa de Jesús: La vida es una mala noche en una mala posada.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.