• Regístrate
Estás leyendo: Nada del otro mundo
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 08:14 Hoy

Uno hasta el fondo

Nada del otro mundo

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Diamante y Esmeralda podría ser el título de una telenovela de esforzados guionistas subnormales, pero no se trata de una historia de amor, o sí, pero no de ese amor, Diamante y Esmeralda eran los nombres en clave que utilizaban los escoltas para referirse a Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, y su esposa Karime Macías. Una pareja de película: ella viajaba una o dos veces al mes en el avión Tajín del gobierno de Veracruz a Ciudad de México, para asistir a un salón de belleza del conjunto comercial Antara, en la colonia Polanco. Cariño me toca una emparejada, mira que descuidadas están las puntas de mi pelo; sí, te veo esta noche, Gordo, cuídate y recuerda que no hemos pagado los últimos pesos del departamento de Nueva York. Sí, descuida, Gordo. Muá-muá-muá. Soy feliz a tu lado, Gordo.

En las visitas de Karime Macías a Ciudad de México, informa su periódico Reforma en una nota de Benito Jiménez, la señora se daba sus pasadas por la tienda Sakks, Fifth Avenue, también en Antara, y llegó a pagar 140 mil pesos por un vestido o 30 mil por unos zapatos. ¿Cómo la ven? Dicho esto sin la menor intención de un albur de seda y tacón de aguja.

Por su parte, al Gordo lo apasionaba el golf. Jugaba con la gracia de un Billy Elliot en la pista, ligero como una gacela. Apenas unos días antes de darse a la fuga, por cierto, sus escoltas afirman que el helicóptero fue una cortina de humo (Liópez, mire: una cortina de humo, al fin), el entonces gobernador con licencia jugaba al golf. Luego invitaba a sus amigos a un asado y a risotadas conquistaba a sus invitados. ¿Gobernar? ¿Quién habló de gobernador? Eso déjelo para los políticos pobres. Para nosotros gobernar es adquirir propiedades, dar préstamos al partido (Gil ya escribe como El Baisano Jalil), vagar campañas (con "v" en lugar de "p").

¿Dónde está el hermoso matrimonio Duarte-Macías? Sepa la bola, se nos escapó como Fantomas, en nuestras propias narices. Ese hombre era de una gran habilidad para evadirse. Anjá. Como ño. Se los vamos a creer: vamos a cerrar los ojos y al abrirlos, Duarte y Karime habrán desaparecido entre el ensordecedor ruido de las aspas de un helicóptero. Ahora todos chúpense el dedo. Muy bien: feliz Navidad.

Oaxaca

Gil lo leyó en su periódico El Financiero. Oaxaca pagó casi 9 mil millones de pesos por los privilegios de la sección 22 de la CNTE. Estos maestros (es un decir) siguen recibiendo casas, bonos, regalos. La nota de Mariana León cuenta que en los últimos dos años la deuda pública del estado debido al pago de los maestros ha sido de 7 mil 400 millones. Para el año que viene, la Federación tendrá que absorber el costo de la creación de nuevas plazas para profesores de la CNTE por mil 200 millones de pesos. Por cierto, Gil no ha oído esta pregunta en las entrevistas con Liópez: si usted ganara la elección de 2018, ¿pagaría los altísimos costos de la CNTE y sus privilegios?

Por lo menos Gil ya sabe lo que negociaba el secretario Luis Miranda con los líderes de la CNTE. Su periódico El Financiero informa: Rubén Núñez, líder de la sección 22, cobró 500 mil pesos por dar clases julio, agosto y septiembre, meses en los cuales estuvo preso. Es que de veras, así no se puede. Y el gobernador Murat tiene que tomar posesión a escondidas. ¿Quién gobierna Oaxaca?

La cena

El empresario mexicano Carlos Slim cenó con Donald Trump y éste calificó la reunión como un "encuentro encantador. Cenaron en el Mar-a-Lago en Florida, que Gil conoce muy bien pues lo han invitado a ese lugar exclusivo un par de veces. Nada del otro mundo. La langosta, sí, la verdad, pero de ahí en fuera se puede cenar igual en Nueva York o en París. Ahora mal sin bien: ¿Slim llevaba un mensaje del gobierno mexicano? Porque en otro mundo que no fuera el que está patas arriba, la noticia debió ser ésta: el presidente Peña se reúne con Trump. Pero en fon. El revanchismno de Gilga lo llevó a imaginar este saludo: Hola, Donald, me gusta tu torre, muy bonita, yo tengo como 20 así, y otras más altas.

Todo es muy raro, caracho, como diría Jean de la Fontaine: La avaricia lo pierde todo por quererlo todo.

Gil s'en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.