• Regístrate
Estás leyendo: Las joyas de la familia
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 05:33 Hoy

Uno hasta el fondo

Las joyas de la familia

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Gil lo leyó en su periódico Excélsior, en una nota de Jaime Contreras e Iván E. Saldaña. Hay una bella forma de ser recordado cuando haga usted el viaje al otro barrio y esa forma es convertirse en un diamante. Oigan a Arturo Lozano, CEO de Algordanza para América del Norte, empresa que ofrece crear diamantes a partir de las cenizas de los seres queridos. Afirma este CEO que al año, su empresa produce 100 diamantes para México: “Un gran consuelo para una gran pérdida”, y añade Lozano: “Más allá de obtener una piedra preciosa con un alto valor económico, ofrecemos a nuestros clientes la oportunidad de mantener su cercanía con algún ser querido de la manera más hermosa.

Gil imagina a un hijo adolorido por la pérdida de su anciano padre y lo ve actuar lleno de desprecio por la humanidad y preguntándole a la piedra preciosa: ¿Me oyes, pa? Te digo: mamá se está portando muy mal. De la misma forma, Gamés piensa en un momento estremecedor: estoy desesperada, mamá desapareció del joyero. O bien este comentario: que diamante más hermoso, ¿lo compraste en la Quinta Avenida? No. Se trata de mamá Tonchita.

Los servicios que ofrece la empresa van desde los 69 mil pesos: “Cada cliente elige el tamaño y la forma de su piedra. El éxito depende de la concentración de carbono que se obtenga de las cenizas. El abuelo era puro carbono y vean este anillote. No estaría mal: Gil y su página del directorio transformados en una piedra preciosa.

Más gemas

Hay otra clase de joyas. Roberto Zamarripa ha escrito en su periódico Reforma la investigación de la increíble y verídica historia de Luis Carlos Vega Pámanes y su Tribunal de Justicia de Jalisco. Resulta que el presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco es una verdadera joya. En 1984, cuenta Zamarripa, el joven Luis Carlos Vega fue detenido por robar un auto, matar a una persona y resistirse a la captura de la policía. En ese tiempo le apodaban El Caballo y tenía a su amigo El Avo, que era a toda madre. Total que por quítame estas pajas le dieron una tunda a dos estudiantes de la vocacional y les robaron y luego asaltaron a un señor y le robaron su vocho y se dieron a la fuga y en la huida que atropellan a una señora y que la matan y que se resisten a la autoridad a balazos. Arrestados, los amigos confesaron ser los autores de asaltos, robos, golpizas. Cuando los detuvieron traían en su poder 11 mil pesos, tres relojes y dos anillos de oro, sin diamantes.

En resumidas cuentas, pasó el tiempo y El Caballo se convirtió en el presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco. Las vueltas que da la vida y las transas que se abren paso con su magia corrupta. Un pillo de siete suelas examina con el ojo experto de la jurisprudencia y con imparcialidad extraordinaria imparte justicia. En el expediente de El Caballo que Enrique Osorio de su periódico Reforma ha recuperado puede leerse que el Presidente de la Suprema de Jalisco fue sentenciado (ah, cómo se extrañaba la voz pasiva) a cuatro años de cárcel, pero obtuvo su libertad a los cuatros meses. Gil se pregunta: ¿no estamos ante una auténtica joya de la familia? Ah, El Caballo.

El joyero

Al borde de inmensos precipicios, el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, grita a los cinco vientos (si hay cuatro debe haber cinco) que combatirá la corrupción en el PRI. Para esta misión imposible, Enrique Ochoa impulsó la creación de una Comisión Anticorrupción: “Nadie quiere más Javier Duarte, ni Guillermo Padrés, ni Abarcas, ni más señores de las ligas”. Le faltaron algunas joyas de la familia: el Duarte de Chihua-hua, el Borge de Quintana Roo y muchos otros. ¿Recuerdan a Fausto Vallejo de Michoacán? Gil propone con arrogante humildad (¿no existe?) que además de esa comisión, los priistas inventen otra: Comisión General de Expulsiones de Priistas Conspícuos y Anónimos. Así las casas (muletilla pagada desde siempre por Grupo Higa), cada mes, la CGEPCA se reúne y expulsa a militantes corruptos y se le suspenden sus derechos partidistas. Así el partido se depura y se convierte en una fuerza muy pequeña, pero muy honesta. Pensará Ochoa Reza que alguien le creerá. Quizá Javier Duarte, en su escondite, le crea a Ochoa. Comisión Anticorrupción: ne memen (sinónimo expresivo de otra de uso común: no mamen, es decir: ne memen).

Ramón Gómez de la Serna le recordó a Gil este asunto de la memoria: Tenía tan mala memoria que se olvidó de que tenía mala memoria y se acordó de todo.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.