• Regístrate
Estás leyendo: La instalación del poder
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 09:43 Hoy

Uno hasta el fondo

La instalación del poder

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Repantigado en el mullido sillón del amplísimos estudios (Gil escribe en árabe, como el baisano Jalil), Gamés leyó las crónicas del día uno, de la instalación de la 64 Legislatura del Congreso de la Unión. Gilga los vio de nuevo: los legisladores de Morena gritan con el puño en alto, cuentan del 1 al 43, muestran cartulinas, repudian. Pequeño problema: se olvidan de que han llegado al poder. Impugnan bien, pero Gamés ignora si aprenderán a gobernar. Mientras pasan los días, los gritos y las consignas de Morena perderán sentido y sus legisladores tendrán que responder a la oposición. (¿Cuál?, se pregunta Gil, en fon).

El primero que ha respondido, Porfirio Muñoz Ledo. Con un autoritarismo digno de los buenos años del PRI, el tribuno Muñoz le arrimó dos sopapos a Emilio Álvarez Icaza: “Usted no es un senador independiente, usted es un senador sin partido”. Como se decía antes: qué tonito. Y para reforzar la soberbia del tribuno Muñoz, los matraqueros del fondo.

El pasado y el pasado y el pasado

Circula en redes una joya, seguramente usted pudo acariciar esa gema. Un jovencísimo e igualmente oportunista tribuno Muñoz le toma protesta a Jolopo, José López Portillo, como candidato del PRI a la Presidencia de la República. Qué belleza. En aquel año de 1976 (¿fue 76?), el tribuno Muñoz le pregunta a Pepe Pillo: “¿Protesta usted cumplir la declaración de principios, el programa de acción, los estatutos del partido y en caso de que el voto popular lo favorezca en los comicios constitucionales?”. Y Pepe Pillo, el del timón y la tormenta, protesta. Gil cayó sobre la duela de cedro blanco víctima de terribles ahogos por las risotadas. Jolopo no tuvo contrincante en la elección, como lo oyen. Gilga le preguntaría al tribuno Muñoz, presidente de la Cámara de Diputados: ¿Recuerda usted esa tarde de su vida?

El tribuno Muñoz ha dicho, y Gil se ha referido en varias ocasiones a esos dichos: “Fui presidente del Consejo Consultivo de Morena. Yo no reniego de ninguna de mis lealtades y soy honrosamente miembro del Consejo Consultivo y mando documentos y discuto con sus miembros, soy parte de ese cuerpo”.

A Gilga le consta que el tribuno no reniega de ninguna de sus lealtades, y miren que las ha tenido a puños, lealtades para dar y regalar. El tribuno le ha sido leal a Díaz Ordaz, a Echeverría, a López Portillo, a Salinas, a Fox, al PRI, al PARM, al PAN, al PRD, a Morena. ¿Cómo la ven? Dicho sea esto sin afán de un albur leal. ¿Existirá un partido por el cual no haya militado don Porfirio? No, el tribuno Muñoz ha desfilado por todos los colores de todos los partidos de todos los gobiernos. Tiene su chiste, no vaya usted a creer. Aquí lo tiene usted: presidente de la Cámara de Diputados. Muy bonito. Con tino inaudito, Guillermo Sheridan le ha llamado a Morena así: Movimiento de Reencarnación Nacional. Un grito desgarrador hizo añicos el silencio del amplísimos estudios (más árabe): ay, mis hijos, seres extraños que sueñan con el futuro y se dirigen al pasado.

Las ruinas que ves

Después de recibir el sexto Informe de gobierno del ex presidente en funciones, Enrique Peña Nieto, de manos del secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, Mario Delgado, líder de los diputados de Morena, se despachó con el cucharón del pozole: “Nos entregan un país en ruinas […] nos dejan la casa muy sucia por más que la pinten de blanco”. Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó con gran sentido político y filosófico: un poco sí y un poco no. Así había empezado una legislatura histórica con una mayoría absoluta.

Por cierto: a estas horas, el presidente Peña Nieto ofrece a la nación un mensaje. Gilga cavila: qué final de finales más final.

Todo es muy raro, caracho, como diría el escritor holandés Harry Mulisch: Un comienzo nunca desaparece, ni siquiera con un final.


Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.