• Regístrate
Estás leyendo: Ganadores a granel
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 19:36 Hoy

Uno hasta el fondo

Ganadores a granel

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

A Gil le dio mala espina que a las 7 de la tarde del día de las elecciones hubiera tantos ganadores. Un ganador aquí, otro ganador de la misma competencia allá. Gamés pensó que lo mejor para el clima electoral hubiera sido que dos contendientes aparecieran juntos proclamando su victoria: les informamos que ambos hemos ganado. Es lo nuevo en la democracia, dos ganadores de una misma elección. Así nadie pelea y todos en santa paz.

Gamés estuvo a punto de que se le fundiera el cinescopio. Hasta las 7 de la tarde, diversas encuestas de salida le daban al PRI al menos seis triunfos, incluyendo Veracruz. Mientras los ganadores se multiplicaban como conejos, el tiempo corría hacia ninguna parte (poetry de mediana calidad). A las 10 de la noche nadie sabía nada, los cómputos distritales (¿así se dice?) avanzaban como un caracol en el jardín de la democracia. O sea, una lentitud del carajo.

Así las casas (patrocinio directo de Grupo Higa), lo que parecía una victoria priista se despintaba y ensuciaba más que los cielos de la Ciudad de México, donde según otras encuestas de salida Morena se había desinflado como un globo sin carácter. El frenesí de los comentaristas daba lugar a hipótesis de hielo seco: Manlio Fabio Beltrones ha triunfado. En Veracruz el PRI se alza con una victoria. Mju. Aún no empezaba la noche priista. Si Gilga ha entendido bien, la competencia cerrada dio al traste con las encuestas a la salida de las casillas o como se llamen. Gil meditó: somos acaso una nación de personas mentirosas que dice que sí cuando han dicho que no. En fon.

Azul

Mientras Héctor Aguilar y Jorge Castañeda bailaban un jarabe tapatío sobre las elecciones y sus defectos, y sus trapacerías, y la falta de regulación, y el fracaso de los resultados preliminares y la ausencia de una segunda vuelta, Ricardo Tapia Anaya, el Chico Maravilla, presidente del PAN, se convertía en el ganador de la jornada electoral. Dicen los que saben que en un ataque de felicidad, Anaya destruyó todos sus juegos de rol y regaló su Xbox. La victoria logra cosas imposibles.

Y a todo esto, personas allegadas que han pedido permanecer en el anonimato afirman que Margarita Zavala iba y venía sonriente, como si dijera: ahora, además, tengo un partido que ha regresado de la tumba. No es por intrigar, pero en su conferencia de prensa al Chico Maravilla le gritaban ¡Presidente! ¡Presidente! Esto lo va a saber Felipe, y con él sí hay tu tía, una tía grande que jala de las patillas.

Ahora mal sin bien: la lentitud de los resultados, ¿a qué obedece? Gamés ofrece una hipótesis: en buena medida, a la catástrofe educativa. Piénsenlo, capturar un acta parece fácil pero puede convertirse en un verdadero zafarrancho de sumas y restas, títulos y subtítulos. Sí, Gilga ya sabe que los operadores de los gobernadores (ores-ores) dan instrucciones: no se esfuercen mucho, manden primero las actas cuyos resultados nos favorecen y luego, muy al final, aquellas que no nos favorecen.

Resulta que a la una de la mañana, el PAN aventajaba en siete estados: Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Puebla, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz. Si esos números mantienen su veracidad, Gilga le mandará a Manlio Fabio Beltrones suficiente Rivotril y su buena tableta de Paxil para que atraviese la tormenta de los próximos días, pues el revés del PRI ha sido al menos estrepitoso. Si esto fuera un callejón oscuro, el cuerpo del PRI yacería seriamente golpeado por la realidad. La realidad da unos cadenazos de padre y señor nuestro. Por desgracia esto es peor que un callejón oscuro.

El presidente del PRD, Agustín Basave, Basave a caballo ha tenido razón en sus comisiones declarativas: en varios estados los votantes le han dado la espalda al PRI. Aigoeei. De plano que te arrebaten Quintana Roo con la mano en la cintura, ¡canastos! Y luego Chihuahua, ¡sopas! Y al rato Tamaulipas, ¡paren la pelea! Y ya de Veracruz ni hablamos: que le manden flores a Duarte y lo feliciten por su magnífico gobierno. Alguien puede explicarle a Gamés por qué rayos sostuvieron en su cargo al granuja Duarte, ¿no era la hora de un golpe de mano? Misterio divino.

El futuro del PRI: color de hormiga, no de las hormigas negras, sino de las rojas. Rojo fuego. Demolido Manlio Fabio Beltrones, ¿quién llegará al partido? Si Gil entiende algo, cosa improbable, solo una seria política contra la corrupción y unos dos manotazos que lleven a prisión a dos probados ladrones servirían al Presidente. Si el futuro del PRI es color de hormiga, eso quiere decir que las elecciones de 2018 podrían convertirse en un pantano, qué dice Gil un pantano, en un abismo sin fondo. Oh, sí. ¿Cómo mandar un mensaje contra la corrupción si Virgilio investigó la casa blanca y concluyó que era necesario organizar un coctel en el vestíbulo? Al parecer la respuesta se encuentra en los rollos del mar muerto.

Los robos

Viene el tiempo del incordio: nos robaron, nosotros nunca perdemos, frijol con gorgojo. Gamés ve que Liópez se acerca como el bosque macbethiano (culto Gamés). Nos robaron Veracrú; nos robaron Zacateca, pero Morena es el partido que más creció. Ciertamente crecer de 0 a 3 no es poca cosa. Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: en la ciudad, Morena avanza. Corrijan a Gilga: 28 por ciento del padrón salió a votar por unos constituyentes que nadie sabe para qué rayos van a servir. La democracia cuesta cara, ¿necesitábamos gastar en esa pequeña fiesta constituyente?

Enfado y embuste

Don Luis Hernández Navarro, editor de su periódico La Jornada, se enoja con Gil. Caracho, don Luis su periódico defiende a un grupo de ladrones violentos que fastidian con sus actos políticos a cientos de miles de personas que se ganan la vida día a día en la Ciudad de México. ¿A usted le parece bien? La ideología es un veneno que se inyecta en jeringas antiguas de metal mientras los militantes rezan: padre Liópez que estás en los cielos. En fon.

La máxima de Noel Clarasó espetó en el ático de las frases célebres: Es un error creer que uno está rodeado de tontos, aunque sea verdad.

Gil s'en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.