• Regístrate
Estás leyendo: Fandango jarocho
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 18:34 Hoy

Uno hasta el fondo

Fandango jarocho

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Gil abandonó el mullido sillón perturbado por las noticias del pleito entre el todavía gobernador de Veracruz, Javier Duarte, y Miguel Ángel Yunes, gobernador electo. Sones jarochos con el tradicional rasgueo de la jarana, denuncias en juzgados, improperios y en fon, pregones con sextas y novenas. Ambos se han arrojado al rostro ilegalidades, robos a mansalva, propiedades millonarias en dólares fuera de México, propiedades millonarias en pesos dentro del país, prestanombres, nombres sin préstamo. Gamés no ha podido quitarse de la cabeza la idea de que ambos tengan razón. Según las lecturas de sus periódicos, hay una alta probabilidad de que estos dos políticos sean especulares (gran palabra de alcurnia poética), uno el espejo del otro.

Después de los embates de Yunes contra Duarte exhibiendo sus propiedades en Veracruz y en Houston y las de sus familiares, la lectora, el lector y le lectere pueden observar al gobernador Duarte con un papel en la mano y una cara de satisfacción como si le hubieran otorgado la Medalla Bellas Artes. Visiblemente menos expansivo, dicen que no hay mejor dieta que las dosis masivas de angustia, Duarte muestra el papel en el cual se da fa y fe (el uso del reflexivo le gusta a Gilga) de la denuncia ante la Procuraduría General de la República: “La documentación que entrego no son suposiciones ni estoy señalando a personas honorables como prestanombres, estoy señalando propiedades a nombre de él (Yunes), de su esposa e hijos que suman un patrimonio por encima de los 400 millones de pesos tan solo en Veracruz y Ciudad de México (…) Propiedades con albercas, spa y muelles para aparcar sus yates en municipios de Alvarado, Boca del Río. Se trata de 26 propiedades”.

Lo que saque la mano

Que conste en actas y actos que Gilga también tiene yates y muelles, pero eso sí, adquiridos con los exuberantes frutos de su trabajo. Para que luego no empiecen con sus cosas y los conflictos de interés y los patrimonios y patrimonias. Duarte: “Como no debo nada, no temo nada. Las observaciones y denuncias que se han presentado por parte de la ASF se han venido desahogando, se han venido esclareciendo y en todas y cada una de las declaraciones se ha acreditado el destino de los recursos”. Lo cierto es que también “se ha venido demostrando” que personas muy cercanas al gobernador poseen fortunas de escalofrío, como su jefe de policía.

Qué lejos estamos de aquellos días corruptos en que el general Durazo le decía a su escolta Pepe González mientras abría un costal de dinero: lo que saque la mano. Qué tiempos aquellos don Susanito: vuelve, Pepe Pillo, te necesitamos; don Luis, ¿cómo hizo usted para escriturarse unas cuantas centenas de hectáreas en Morelos y un pedazote de Cancún sin que nadie chistara? ¿Todo esto quiere decir que estamos peor porque estamos mejor? Tal vez.

Yunes, El memorioso

Gamés lo leyó en su periódico El Universal: la sección 32 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación de Veracruz denunció ante la PGR al gobernador electo Miguel Ángel Yunes por ejercicio abusivo de funciones y lavado de dinero. De acuerdo a ese expediente del cual El Universal tiene una copia, “hay 113 operaciones financieras comprobables entre 2008 y 2011 por 116 millones de pesos las cuales se llevaron a cabo entre la empresa Consupago, perteneciente al grupo Chedraui, y las firmas Corporate Linkage por 30 millones de pesos, y Cobranza y Recuperación por 86 millones, ambas firmas propiedad de la familia Yunes”. Según el secretario de Asuntos Jurídicos del SNTE, Javier Martínez del Ángel, esas operaciones podrían ascender a 230 millones de pesos: “El sindicato denuncia que Yunes aprovechó su cargo como director general del ISSSTE y acordó con Consupago transferir recursos retenidos a los trabajadores para posteriormente de manera ilícita, recibirlos a través de empresas propias y familiares como supuestas comisiones”. Muy bonito, lo que saquen las manotas.

Las cosas de la vida se han complicado tanto que Gil no dará paso sin su huarache jurídico: Gamés denuncia que ignora de dónde vienen el jitomate, la cebolla y el chile verde de sus huevos a la mexicana. Un documento que obra en poder de Gilga revela que no hay conflicto de interés en la compra del robalo que Gamés devoró de manera poco educada. Denuncias, amparos, desmentidos, conflictos de interés. No estoy de acuerdo con lo que dice y me amparo en el acto; has comido más de seis tacos, la procuraduría tomará cartas en el asunto. Y Gilga regresa al inicio de esta nota: ¿en qué se diferencian Duarte y Yunes? En que uno se va y queda a merced del otro.

Una voz interior le repitió a Gil el viejo proverbio árabe: “Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso; si te lo dicen dos, mírate en un espejo”.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.