• Regístrate
Estás leyendo: Extraño lenguaje
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 10:33 Hoy

Uno hasta el fondo

Extraño lenguaje

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil leía en sus periódicos la tormenta de declaraciones que ha desatado la violencia en la UNAM. El rector Graue ha aceptado que fue él quien ordenó proyectar el mensaje “¡Fuera narcos de la UNAM!” en la pantalla del estadio de CU. Esta aceptación ha sido un poco rara, Gil lo leyó en su periódico MILENIO: “Me deslindo de haberme deslindado. De hecho, lo mandamos poner nosotros. Hoy inicia una campaña en ese sentido. No los queremos dentro y los jóvenes tienen que entender que el contacto con ellos es un riesgo”.

¿Hay problemas con el lenguaje? Gamés no se deslinda de haberse no deslindado en el deslinde, ¿o como era? En fon. Gil está de acuerdo, una campaña contra el narcotráfico y la violencia nunca estará de más, pero si los narcos son un riesgo para los jóvenes, ¿por que no los quitan de golpe y porrazo? Vistas así las cosas, pareciera que los culpables son los jóvenes que se acercan a comprar droga y no los miembros del hampa que se han adueñado de un rincón de Ciudad Universitaria. Todo mundo condena la violencia y coincide en que es inaceptable el narcotráfico en la universidad. La Comisión de Educación del Senado se solidarizó sin cortapisas (gran palabra): “La UNAM es la máxima casa de estudios y el Alma Mater del país, por lo que merece nuestro respeto y reconocimiento. Los hechos de violencia y narcotráfico son inaceptables”. La verdad, qué mensaje más guango. Condenamos la violencia, ¿y luego? Nada, hasta el próximo tiroteo volveremos a condenar la violencia. Es que de veras.

Campaña

La verdad sea dicha (muletilla patrocinada por Liópez y Morena), los eufemismos y la vuelta a la noria de Cantinflas se debe al miedo cerval (gran palabra) de las autoridades de despertar una protesta por la entrada de la policía a la UNAM, así sea para aprehender a un grupo de criminales. La sagrada autonomía. Así las casas (muletilla patrocinada por el invisible pero no por eso olvidable Grupo Higa), una campaña es lo único que se puede hacer ante la intromisión del crimen organizado en la universidad. No es mucho, por cierto, con una campaña no se van a retirar los hombres armados que vigilan el comercio de la droga. Las campañas son solo eso, formas de fijar una postura, algo cercano a la publicidad. Si a una campaña contra la corrupción no se le acompaña de medidas severas para detener el desvío y el robo, la campaña sirve para taparle el ojo al macho y otro al garabato. Un grito desgarrador hizo añicos el silencio del amplísimo estudio: Ay, mis hijos universitarios, rehenes de la autonomía.

Según la nota de Jorge Almazán y Eugenia Jiménez de su periódico MILENIO, el rector descartó que exista algún riesgo de que las fuerzas de seguridad regresen al campus universitario, como en 1968 y 2000. Ya salió el peine, uno grande para peinar la cabellera del miedo. Igual y tiene razón el rector Graue y mejor ni moverle.

Gilga les tiene malas noticias. Según su periódico El Universal, dos bandas pelean el control del narcomenudeo en CU: el cártel de Tepito y Los Rodolfos. Si esto no es un riesgo para la UNAM, Gil no sabe qué pueda serlo. Luego de la desarticulación del cártel de Tláhuac y la muerte de su líder, El Ojos, se desató la guerra entre El Cochi, el cártel de Tepito y Los Rodolfos. Háganle caso a Renato Sales, ya dijo: la UNAM no es un feudo, aunque lo sea.

‘El Nigromante’

Se cumplen 200 años del nacimiento de Ignacio Ramírez, El Nigromante, y el estado cultural prepara las conmemoraciones. Ramírez es uno de los 18 letrados liberales de los que escribió con extraordinaria lucidez Luis González y González. Dos grandes instituciones periodísticas acompañaron a estos rayos de guerra, escritores y políticos: El Monitor Republicano, fundado por Vicente García Torres, y El Siglo Diecinueve, de Ignacio Cumplido.

Ahora mal sin bien, alguien puede explicarle a Gil Gamés ¿por qué razón Jesusa Rodríguez es la coordinadora de los actos conmemorativos del bicentenario? En un acto en el cual participó la directora del INBA, Lidia Camacho, Jesusa le dio vuelo a la hilacha militante. Gilga pensaba (ya empezamos con las jactancias) que Jesusa era dramaturga, bueno es un decir; actriz, otro decir, y sobre todo activista, eso sí, le ha dedicado años a la grilla callejera, pero Gil ignoraba que fuera historiadora de la cultura por una razón: ella no es una estudiosa del siglo XIX mexicano. La Secretaría de Cultura nombra a Jesusa, crítica radical del gobierno de Peña Nieto, coordinadora del bicentenario de Ramírez. Por eso estamos como estamos. Al parecer, nadie le avisó a María Cristina García Cepeda. Por cierto, Jesusa tiene que ver más bax.

Todo es muy raro. Como diría Winston Churchill: Nunca llegarás a tu destino si te detienes a tirar piedras a cada perro que ladra.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.