• Regístrate
Estás leyendo: Exoplanetas
Comparte esta noticia
Jueves , 16.08.2018 / 05:56 Hoy

Uno hasta el fondo

Exoplanetas

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

La noticia fue recibida en el amplísimo estudio con júbilo y beneplácito. En las profundidades del cosmos apareció un cuerpo celeste muy parecido a la Tierra. Dicen los astrónomos del Observatorio Europeo Austral que debido a las características de la estrella que orbita, las condiciones de calor y la zona donde se encuentra podrían hacerlo parcialmente habitable pues habría agua en estado líquido. Además está solamente a 4.22 años luz, muy cerca, a la vuelta de la esquina del cosmos en Próxima Centauri. El exoplaneta se llama Próxima B. Guillem Anglada-Escudé, encargado del proyecto, ha dicho esto: "Se han encontrado muchos exoplanetas y se van a descubrir muchos más, pero buscar el potencial análogo de la Tierra y conseguirlo ha sido la experiencia de toda una vida (...) El siguiente paso es la búsqueda de vida en Próxima B".

Nunca se tiene la certeza de encontrar vida inteligente ni en ése ni en este planeta. Gilga imagina que bajo el cielo naranja que fabrica el espectáculo de un crepúsculo eterno, podría florecer una civilización de armonías.

Destrucción

La lectora, el lector y el lectere lo saben: el progreso alcanzado en Próxima B sería fácilmente corrompido si a través de unos cuantos años luz les mandáramos un navío cargado de Javier Duarte, todavía gobernador de Veracruz. Soy un terrícola muy respetado en el planeta Tierra, goberné con mano suave y firme territorios fértiles de lugares lejanos. Los proximasbé, honestos e ingenuos, le creerían a Duarte y la darían un cargo en el gobierno utópico de Próxima B.

Un mensajero del gran gobierno del exoplaneta se presenta ante el jerarca y le dice: su excelencia, un terrícola de nombre Rubén Núñez pide audiencia. Afirma que en su planeta impulsó la educación y logró convertir en sabios a niños de ocho años, que por medio del conocimiento transformó tierras de ignorancia en fecundos potosíes de la ciencia. Hazlo pasar entonces, dice su excelencia, hombre que privilegia el conocimiento por encima de cualquier valor.

Con estas dos adquisiciones pasaron cincuenta años, cada año dura 11 días. El caos se adueñó de la parte iluminada del exoplaneta, como no hay rotación planetaria, una parte vive en la oscuridad perenne. La deuda del gobierno, la compra de propiedad en el Houston de Próxima B acompañaron bloqueos y marchas, total: un desmadre.

En ésas estaban cuando apareció Liópez y ofreció acabar con la corrupción, no la de los terrícolas, sino la del gobierno de Próxima B, a quienes llamó mafiosos, ilegítimos, hipócritas. Así terminó la civilización del exoplaneta, en el incordio y la amargura, la discordia y el desorden. ¿No le creen a Gilga? Allá ustedes.

'Okupas'

Su periódico La Razón ha documentado las relaciones políticas de los okupas del auditorio Justo Sierra de la UNAM con la Asamblea de Barrios que invade edificios en la delegación Cuauhtémoc. José Luis Ramírez Alcántara, El Chómpiras, uno de los líderes que secuestró el auditorio universitario en 1999, está ligado al grupo que invadió desde hace 12 años un edificio en Circuito Interior número 424 esquina con Río Elba, a la cueva la llaman Chanti Ollin. Ahí nacen, viven, se reproducen y mueren. Han defendido a golpes y cadenazos la invasión que cometieron desde 2004. ¿Cómo la ven?, dicho sea esto sin intención alguna de un albur invasivo.

Así las casas (muletilla patrocinada por Grupo Higa y amigos que le pagan sus impuestos a otros amigos), Gamés se pregunta si el rector Enrique Graue dispondrá de una mesa de diálogo con estos delincuentes. Señor Chómpiras: buenas tardes. Queremos pedirle encarecidamente que le devuelva a la UNAM el auditorio Justo Sierra, mejor conocido como Che Guevara. Tómense su tiempo, no comamos ansias, si hemos esperado 17 años, unos días más, unos días menos, no pasa nada. Gamés se pregunta si será así como recuperará la universidad un pedazo de su propiedad. Algo más: la UNAM permite que ese auditorio sea el centro de la ilegalidad, del delito, del crimen. En fon: no somos nada. O sí: somos incapaces de imponer autoridad alguna.

Michel Butor

Gil informa: murió el escritor Michel Butor, representante conspicuo (gran palabra) del nouveau roman, esa corriente narrativa que consistía en escribir novelas incomprensibles, por lo menos para Gilga. En la facultad de Filosofía y Letras, muy cerca de donde hoy despacha El Chómpiras, Gamés leía La modificación, escrita en una desesperante segunda persona del singular. Gil recuerda el episodio como una tortura china. Oblíguenlo a leer a algún representante del nouveau roman y confesará todos sus crímenes. Nathalie Sarraute, Alain Robbe-Grillet, Claude Simon formaron parte de esa tendencia narrativa. Un día Gamés se quiso suicidar mientras leía La celosía, una novela inverecunda de Robbe-Grillet. Descanse en paz Michel Butor.

La copa

Usted lo sabe, los viernes Gil toma la copa con amigos verdaderos. Mientras el camarero se acerca con la bandeja que soporta el Glenfiddich 15, Gamés pondrá a circular la frase de Aldous Huxley por el mantel tan blanco: ¿Cómo sabes si la Tierra no es más que el infierno de otro planeta?

Gil s'en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.