• Regístrate
Estás leyendo: Diablo mundo
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 11:19 Hoy

Uno hasta el fondo

Diablo mundo

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil medita: unos piensan que Rafa Márquez es la blanca paloma; otros, consideran que una red de amistades de juventud pudieron enredarlo en los lazos del delito. ¿Alguien puede saberlo? No. Unos condenan, otros absuelven. Todos quieren tener un tribunal, para culpar o perdonar. La verdad, Gil también quiere un tribunal. Defenderemos a Rafa ante esta felonía; que aclare Márquez quiénes son los dueños de sus empresas.

Gil abandonó el mullido sillón y caminó sobre la duela de cedro blanco. A juzgar por las apariencias, que suelen mentir, cierto, Márquez tendrá que demostrar que no es un lavador de dinero ni una pieza en el tablero de un narcotraficante. Con la pena: ¿conocía Márquez a Raúl Flores Hernández?, sí; ¿conocía Rafa a Raúl Flores Castro, hijo del capo?, sí; el joven, por cierto, era el dueño de La Camelia, una cantina donde se reunían futbolistas y cantantes e integrantes de la farándula de Guadalajara. El lugar fue intervenido como parte de investigaciones que tenían que ver con el narco. En 2009, la PGR incautó a Raúl Flores propiedades que se relacionaban con actividades de blanqueo mediante empresas, restaurantes, inmobiliarias e instalaciones deportivas. ¿Todo esto convierte a Márquez en un lavador de dinero? Como diría el clásico: como puede que sí, puede que no. Por cierto, se dice que Chespirito y su grupo artístico (bueno, es un decir) asistieron un lugar desconocido de Colombia a dar unas cuantas funciones para Escobar. Gil imagina al Chavo del Ocho diciéndole a Escobar: bueno, pero no se enojeee.

A Gil le llama la atención que conocedores de las redes del narco, narradores de historias desaforadas de los grandes capos consideren una ofensa la acusación a Rafa Márquez; nomás porque sí, porque les cae bien y porque estamos enojados con Trump. Además, a Rafa lo protege el público porque puso en alto (bueno, es un decir) el nombre de México en las canchas europeas; en cambio, al pobre Julión Álvarez nadie le ofrece la absolución porque canta corridos del norte. Como dicen los poetas jóvenes: qué mal pedo. Ah, pero Rafa es inocente y punto com. El diablo mundo es un lugar donde es muy difícil vivir, pues nadie sabe nada, un espacio perdido entre las llamas de la incredulidad y la búsqueda de la verdad (ad-ad).

Venezuela, otra vez

Elías Canetti inventó esto: el enemigo de mi enemigo, no es mi amigo. Así las casas (muletilla patrocinada por Grupa Higa, ¿ya todos se olvidaron de Higa?). Trump es una bestia política y sus amenazas de intervención militar en Venezuela son sencillamente inadmisibles. Maduro es un dictador, la nueva Asamblea Constituyente un golpe a la democracia, pero que el ejército de Estados Unidos se quede donde está, que ya bastante daño ha hecho. Trump: mecachis. Gilga jamás se imaginó ver a un presidente de Estados Unidos declarando como un borracho agresivo de cantina. Más preguntas: ¿por esta razón hay que apoyar a Maduro? Ni de locos. Diablo mundo.

Con ustedes

Gil lo leyó en su periódico El Universal en una crónica de Ariadna García y Misael Zavala. Al clausurar la 22 Asamblea del PRI, el presidente Peña llamó a los priistas a dar la batalla por el 2018, pues advirtió que estará en juego el futuro del país con dos escenarios: uno de progreso y otros de apuesta al pasado, al caudillismo, a la subordinación de sus aliados y a la división de los mexicanos. Como lo oyen. Pas mal. Pero ¿y si la paleta tuviera plomo? Nada, si llevamos chupándola desde hace 40 años.

En la primera fila de la gradería del Palacio de los Deportes, José Antonio Meade, Aurelio Nuño, José Narro y Miguel Ángel Osorio Chong escuchaban con atención al Presidente. De tin marín de do pingüé, cúcara mácara, títere fue, yo no fui y en fon. Aurelio Nuño y José Antonio Meade ríen mucho y se les ve contentones, pero Gil pregunta a los cuatro vientos: ¿puede el PRI ganar la Presidencia de la Republica? Diablo mundo.

Jean Cocteau en el amplísimo estudio: Dios no habría alcanzado nunca al gran público sin ayuda del diablo.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.