• Regístrate
Estás leyendo: Cien universidades
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 10:25 Hoy

Uno hasta el fondo

Cien universidades

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Pobre Gamés. Gil quiere empezar por el final, o como se diga. En la entrega de ayer de esta página del fondo que es además la página del directorio, Gilga escribió que William Somerset Maugham era un escritor estadunidense. ¡Nooo! Maugham fue un escritor británico y Gil tiene ante sus ojos Servidumbre humana y El filo de la navaja, y jura que los ha leído. No gastemos más letras: Gil es idiota. ¡Ay, mis hijos que escriben dormidos! A Gil le gusta mucho la obra del escritor francés Goethe, y ni se diga el escritor alemán Proust. Es que de veras.

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil pensaba en la educación superior. Gamés nunca pensó que hacer una universidad fuera tan fácil. Gilga pasaba por una calle pequeña, casi un callejón. Entró a un edificio, dentro de él traspasó el umbral de un departamento modesto en el cual había gran bullicio. ¿Qué es aquí?, preguntó Gilga, y alguien le respondió: aquí es la universidad de la cuarta transformación. Ah, bueno saberlo.

Gamés les recuerda: el Presidente electo prometió durante la campaña que de ganar las elecciones ampliaría la oferta de la educación superior para que ningún joven se quedara sin estudiar.

Gran plan

Raquel Sosa Elizaga, entonces coordinadora del Programa de Escuelas Universitarias de Morena, anunció que se crearían 100 nuevas universidades en todo el país para atender a 130 mil jóvenes en municipios sin instituciones de educación superior.

Leyó usted bien 100. Para este proyecto, Sosa Elizaga explicó que se ha creado un organismo autónomo, aunque vinculado a la Secretaría de Educación Pública. El próximo secretario del ramo, Esteban Moctezuma, dijo que este sistema de universidades públicas se llamará “Benito Juárez” y que la directora será Raquel Sosa Elizaga. Por cierto, la rectoría de ese sistema educativo estará en Pátzcuaro, Michoacán.

Ahora mal sin bien: Horacio Duarte, encargado del Programa Jóvenes construyendo futuro, informó que las 100 universidades impartirán únicamente dos o tres carreras relacionadas “expresa y claramente con el potencial económico de las regiones”.

Correcto, pero entonces no serán universidades, ¿o sí? ¿Una universidad en la cual se pueden cursar dos carreras?

A lo largo y ancho de todo el país habrá universidades pequeñas, tan pequeñas que podrían confundirse con talleres mecánicos, torterías, vulcanizadoras. Por eso Juan Espíndola Mata dice que en el proyecto educativo de Morena aparece la propuesta de utilizar un sistema de bonos educativos, váuchers, y que la autoridad estatal tendría que desarrollar más y mejores capacidades institucionales de supervisión, y que sin esa supervisión aumenta “el riesgo de proliferación de escuelas fraudulentas de dudosa valía (…) y se pretende alcanzar la inclusión educativa multiplicando escuelas y universidades patito”.

A Gilga le gustaría abrir cinco universidades en el amplísimo estudio. Se estudiarían solamente dos carreras: licenciado en Glenfiddich y licenciado en burbujas Henry Abelé. Para egresar de esta universidad gamesiana se requiere únicamente de entusiasmo, no se les pedirá certificado de preparatoria, no sirve de nada, pero eso sí, acta de nacimiento mediante la cual el aspirante podría convertirse en alumno o maestro, lo que elijan. La verdad siempre es más fácil ser alumno, pero cada quien su asunto, en democracia nadie obliga a nadie. ¿Estamos?

Zacatito pal conejo

El 31 de octubre, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sentenció que la prohibición absoluta del consumo recreativo de la mariguana es inconstitucional. Y como ésta es la quinta sentencia de la SCJN se ha creado jurisprudencia, por lo cual todos los tribunales del país deben respetar su interpretación ¿Cómo verían a Gil en el final del otoño de su vida bien pacheco? Acá con su buena mota, sus vaporizadores, sus gotas de mari? Ya un ruco pachecón y toda la cosa. Que dicen que es muy buena para faire l’amour. Gamés está más puesto que un calcetín. Ustedes dicen.

Todo es muy raro, caracho, como diría el grandísimo Raymond Aron: Si la tolerancia nace de la duda, enséñese a dudar de los modelos y de las utopías, a rechazar a los profetas de la salvación, a los heraldos de las catástrofes. Apelemos pues al advenimiento de los escépticos, si ellos han de extinguir el fanatismo.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.