• Regístrate
Estás leyendo: Bisutería a domicilio
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 04:15 Hoy

Uno hasta el fondo

Bisutería a domicilio

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Señoras y señores: la ultra derecha sí existe: una no tan misteriosa Coalición Sumas (Suma de actores sociales): Vida•Familia•Libertad se ha gastado su buen dinero comprando una página de publicidad en su periódico Reforma para emplazar al Presidente electo: “Andrés Manuel López Obrador: exigimos su definición”. Víctimas de un ataque histérico como los que vio Charcot en la Salpretiére, los redactores del desplegado se desgarran las vestiduras: “Sólo bastaron los primeros 30 días en el Congreso de la Unión para que los legisladores y futuros funcionarios del señor Andrés López Obrador, hayan hecho propuestas enfocadas directamente a destruir a las familias mexicanas; las cuales rayan en el absurdo, pues contradicen a la ciencia, la razón y los tratados internacionales”. 

Muchachos, ¿qué han hecho, por qué quieren destruir a la familia? Resulta que los redactores se refieren a diversas iniciativas impulsadas por legisladores y legisladoras de Morena: la legalización de la interrupción del embarazo en todo el país, la despenalización de la mariguana, la eutanasia, la defensa de los derechos de parejas del mismo género. “Exigimos que el Presidente electo se pronuncie clara y contundentemente sobre su postura en relación con los temas denunciados en este documento”. 

 Aquí esta lo malo de lo bueno: si te alías con el PES, te emplazan los de la ultra derecha; pero viene lo bueno de lo malo: el sólo hecho de abrir un debate sobre estos temas es un avance. Dicho lo cual, venga un hurra para los muchachos y las muchachas de Morena: ¡hip, hip hurra! ¿Cómo ven a Gil limando asperezas? Ji ji. Sí, como ño. 

Presta p’andar igual

Gamés lo leyó en su periódico Milenio en una gran primera plana: “Hasta 40 gramos de mota al mes…para andar igual” y en una nota de Mercado y Arellano (suena como a una gran empresa de publicidad muy cañona): “el gobierno de Andrés Manuel López Obrador dio el primer paso para despenalizar la mariguana y cambiar la política prohibicionista al conocerse la Ley General para la Regulación y Control de la Cannabis que prevé el uso del enervante con fines lúdicos, médicos, científicos, de investigación, industriales y comerciales”. 

Imaginen esta escena: Gilga entra a su periódico Milenio. Y los policías de la entrada del edificio le dicen: usted viene en un estado incróspido, señor Gamés. Nah, lo mío es científico, ¿qué no leen nuestro periódico? Más que científico, industrial. Bien y rebien, Gil promueve un hurra para Olga Sánchez Cordero: ¡hip, hip, hurraa! ¿Cómo ven a Gil contemporizando? (gran verbo). Ya lo dijo Florestán: “Los políticos tampoco chocan, se repelen”.

Recortar

Íbamos muy bien, hurras a los muchachos y muchachas del Morena, otro hurra para Olga Sánchez Cordero, ¿y qué pasa? Pasa que Gilga tropieza con esta nota publicada en su periódico La Jornada: “Propone diputada de Morena recortar apoyo a la producción cinematográfica”. 

La batea de babas. ¿No les digo? “Se ha apoyado en demasía a la industria cinematográfica”, dijo Simey Olvera Bautista, diputada de Morena. La diputada argumentó (es un decir) que entre el 2015 y 2018 se han otorgado beneficios fiscales a la industria cinematográfica por 2 mil 303 millones de pesos. Como si alguien se hubiera embolsado ese dinero, ay, la diputada. ¿Qué hacemos entonces? Gil le ofrecería su closet a la legisladora para que se guardara ahí un rato largo. 

Nadie le ha explicado a la diputada Simey que con esos apoyos apenas se sostiene la industria cinematográfica. No sabe, no puede saber, qué es la excepción cultural y con qué se come. François Miterrand le encargó a su secretario de cultura, señora diputada, el señor Jack Lang que diseñara con abogados y creadores, una ley de excepción cultural. Esa ley revivió a las industrias cinematográfica y editorial francesas. Diputada Simey, póngase las pilas, infórmese y escriba cien veces: “no debo proponer tonterías en el pleno de la Cámara”. Gil quería seguir con los hurras, pero así no se puede. En fon.

Todo es muy raro, caracho, como diría García Lorca: “Mira a la derecha y a la izquierda del tiempo y que tu corazón aprenda a estar tranquilo”.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.