• Regístrate
Estás leyendo: Arcoiris
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 14:55 Hoy

Uno hasta el fondo

Arcoiris

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil leía en sus periódicos la noticia: se cumplen 40 años de las marchas lésbico-gays LGTBXYZ, y así. Gamés lo leyó en su periódico MILENIO en una crónica de Humberto Ríos Navarrete: “A mí no me gusta el pan, me gusta la tortilla, la tortilla nacional (…) pucha con pucha: lesbianas en la lucha”. Gilga pensó en el maíz y el nixtamal; además, Gamés considera que estamos en el momento correcto para defender de nuevo a las minorías, a la diversidad, a la fiesta del arcoiris.

En realidad, se reunieron dos marchas, la de la comunidad lésbico-gay y la del triunfo de la selección nacional de futbol, una multitud. ¿Quién orada la cabaña? ¿Alguien para bajo los tres palos? ¿Un defensa le sopla en la nuca a un delantero? Futbol y comunidad LGTBXYZ, y así. Cuenta Ríos Navarrete que un grupo de hombres y mujeres levantaba en la marcha un letrero: “Poliamor es diversidad”. El poliamor, cavila Gilga: ¿qué horno de microondas es ése? Así marchaban hombres y mujeres de todos los colores y sabores. Gil repite: que cada quien haga de sus partes un papalote y como les dé la gana si se trata de sexo consentido entre dos o muchos adultos y adultas, personas o cosas. Sexo consentido con cosas es muy bueno, pues nadie protesta y se exige poco, nada de que cuándo volveremos a vernos o ¿quieres mudarte a mi mansarda? En fon.

Diversos

La diversidad sexual se unió, si no es que encabezó (no empiecen) la defensa de los derechos civiles y la liberación femenina, es decir la aparición explosiva de las mujeres en la vida pública. ¿Cómo ven a Gil escribiendo como un miembro modesto del Grupo de Información en Reproducción Elegida? No vayamos a empezar con las polémicas. Cuarenta años no es poca cosa.

Gil quiso ponerse unos tacones altos pero se le torcieron los tobillos. Comuníqueme con Wenceslao Bruciaga. ¿Wences? Un consejo, por favor: tacones altos, ¿cómo? Por cierto: ¿fuiste a la marcha? Gamés se acordó de un conocidísimo chiste: si los luchadores se tiran a las cuerdas, ¿quién se va a tirar a las locas? Uta, ya vienen los radicales y las radicalas y el Conapred. Era un chiste, caramba con ustedes.

Miedo y mentira

Por cierto, a los candidados les ha quemado el asunto de la diversidad sexual, en parte porque no quieren perder el voto mocho, en parte porque les incomoda el tema, en parte porque van a misa todos los domingos. ¿Qué podría decir Liópez de la marcha del arcoiris si su aliado, el PES, es un enemigo jurado de la vida gay? Nada. ¿Y qué podría decir Mikel Arriola, representante, si alguno, de la ultraderecha en México? Mucho, a favor de la familia. ¿Y El Joven Tarabilla? Como decía la extinta madre de Gil: se hará el desentendido. Diría Anaya: su pregunta es muy importante, cuando ganemos la Presidencia, los gays y las lesbianas podrán realizar sus marchas en libertad, y así.

Celebración

Gil está de plácemes: las campañas electorales tocan a su fin. De hecho, terminaron hace días, cuando el Mundial de futbol empezó y el equipo mexicano pisó el césped ruso y venció a los alemanes.

Gamés sigue de plácemes (gran palabra) pues leyó el artículo de Gabriel Zaid publicado en su periódico Reforma: “AMLO, poeta”, un retrato lingüístico de Liópez insuperable. Desde luego, la grey armó gran alborotó en las redes. Mejor, mucho mejor, el artículo se convirtió en unas horas en un texto que una multitud de propios y extraños leyeron. El texto de Zaid volvió a mostrar a la turba de Morena al acecho de un artículo crítico, nada más, pero nada menos. Liópez ya le había descalificado a su periódico Reforma con descalificaciones: prensa fifí. Gilga se pregunta, no sin preocupación, qué ocurrirá cuando las descalificaciones vengan de la voz de un presidente con enorme poder. Al parecer al candidato y posible ganador de la elección presidencial le importa sorbete. A mí mis timbres, nadie me crítica sin llevarse un varapalo, no me quedo callado, soy muy hombre: ya lo dijo Gilga, el machismo es una característica esencial de Liópez. Como sea, bendito Dios, las campañas han terminado.

Todo es muy raro, caracho, como dijo el sabio: Lo que ha de suceder, sucederá.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.