• Regístrate
Estás leyendo: Política y políticos
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 23:17 Hoy

Ejercicio del Poder

Política y políticos

Gerardo Viloria

Publicidad
Publicidad

Vivir en sociedad es desde el punto de vista psicológico, biológico y sociológico: convivir con los otros.

Vivimos compartiendo lengua hábitos, costumbres, tradiciones, y sobre todo: normas, valores y leyes con otros seres humanos.

Nuestra característica psicobiosocial, requiere de la sociedad para poder formarnos, transformarnos y proyectarnos como seres humanos.

Con la aparición del concepto innovador y filosófico de Aristóteles, al referir que el humano es un ente político por naturaleza, no sólo asume que su existencia se realiza en la sociedad, sino que la forma superior de la convivencia reside vivir en una comunidad fundada en la razón y la equidad.

El centro vital de la coexistencia, es la ley.

Esta hipótesis derivó en la progresión del mundo moderno: la política.

La importancia de la política como actividad radica en que es el eje a partir del cual se desarrolla parte de la vida social y donde son posibles las mutaciones de ésta.

En ella, los políticos tienen el deber y responsabilidad de contribuir en el logro, protección y promoción de aquellas circunstancias sociales que garantizan la libertad, justicia, paz y el reparto equitativo de lo necesario para el desenvolvimiento pleno de su existencia: el bien común.

Traducido esto en el bienestar y desarrollo integral de todos y cada uno de los miembros de la comunidad.

Vale señalar que casi todos aquellos individuos que se insertan en el mundo de la política, de una u otra manera, han generado desconfianza y rechazo al darse la interrelación entre poder y lucro.

Al presente, uno de los síntomas más preocupantes de las democracias es el creciente desprestigio de los políticos, a los que se les considera tanto como corruptos como ineptos, que no es decir poco.

Esta constante, en las últimas décadas es grave, ya que al aumentar el descrédito y mala fama de los políticos deteriora, hoy en día también a las instituciones.

Lo más frágil de la situación radica en que quienes más la critican: los jóvenes, no parecen dispuestos a poner la política en el digno lugar que le corresponde.

En este contexto, a esa tarea debemos contribuir todos los ciudadanos si queremos que nuestra democracia esté a la altura de nuestra dignidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.