• Regístrate
Estás leyendo: El ostracismo de los partidos políticos tradicionales
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 07:00 Hoy

Nuevos Rumbos

El ostracismo de los partidos políticos tradicionales

Gerardo Torres Valdés

Publicidad
Publicidad

Es innegable que hoy el mundo se encuentra ante un cambio político, los partidos extremistas han estado ganando elecciones, aminorando el poder de los partidos tradicionales, en gran medida por que estos no han podido solucionar los problemas cotidianos de la gente. El racismo y la xenofobia que se creían soterrados y anacrónicos hoy están de regreso en algunos países de Europa, mientras que en Latinoamérica hay visos de que alternativas políticas poco ortodoxas pudiesen ganar espacios políticos a futuro. Actualmente Europa vive un cambio en la gobernanza política que no se veía desde hace algunos años; en España el partido de extrema izquierda Podemos, ha empezado a ganar espacios políticos relevantes a pesar de tener solo cuatro años de vida, recientemente ha hecho una alianza presupuestaria con el gobierno de Pedro Sánchez, actual presidente del Gobierno de España. En Italia, en mayo fue elegido como primer ministro Giuseppe Conte por el Movimiento 5 estrellas y Liga Norte, que son las fuerzas políticas con mayor presencia dentro del parlamento (en Italia se tiene un sistema político parlamentario, a diferencia de los sistemas presidencialistas donde la gente elige al presidente, aquí lo hacen los partidos a través del parlamento), estos neopartidos italianos son concebidos como partidos antisistema. 

En Latinoamérica, las cosas no son tan distintas, el domingo pasado en Brasil ganó la elección presidencial Jair Bolsonaro, un político radical, en 1993 siendo Diputado externó que él estuvo favor de la dictadura que se llevó a cabo en ese país entre 1964-1985. El partido en el gobierno, el Partido de los Trabajadores (PT), ahora será oposición, los casos de corrupción, la impunidad y violencia que priva en Brasil fueron las principales causas de la derrota. Si los partidos tradicionales en el mundo quieren recobrar vigencia deben hacer un cambio de raíz, el pragmatismo hasta cierto punto los llevo a desdibujarse ideológicamente, lo que los indujo a una pérdida de credibilidad, que fue aprovechado por las nuevas fuerzas políticas para ganar espacios de poder y acaparar electorado. Los nuevos tiempos representan un reto tanto para los ciudadanos como para los gobernantes, entre Fakes news, y políticos demagogos, la política se ha desvirtuado, por ende es deber de la sociedad hacer un adecuado escrutinio de los asuntos públicos de sus países. “Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo”. Abraham Lincoln, presidente de los EEUU.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.