• Regístrate
Estás leyendo: El ocaso del neoliberalismo
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 03:50 Hoy

Nuevos Rumbos

El ocaso del neoliberalismo

Gerardo Torres Valdés

Publicidad
Publicidad

Durante el discurso que dio López Obrador ya como presidente constitucional ante el Congreso de la Unión, esbozó lo que serían algunas de las políticas a implementar durante su sexenio, pero lo que más resalto fue su dura crítica al neoliberalismo. 

El neoliberalismo es una corriente económica capitalista que limita la intervención del Estado en los aspectos económicos y sociales. Este modelo está inspirado en el liberalismo clásico del siglo XVII. 


El México contemporáneo de 1930 hasta 1982 adoptó una política económica con un fuerte componente social y nacionalista, el Estado estaba a cargo de sectores estratégicos de la economía como el petróleo, las telecomunicaciones y ferrocarriles. 

Del año 1952 hasta 1970 se vivió una época dorada en la economía mexicana, mejor conocida como “el milagro mexicano”, las tasas de crecimiento por sexenio rondaban el 6%, el poder adquisitivo de las clases medias aumentaba, la industrialización del país estaba en su apogeo, pero esta época terminó en los sexenios de Echevarría (1976) y López Portillo (1982), ambos responsables de las crisis económicas de aquellos años. 

Ante la crisis acaecida en 1982, el nuevo gobierno encabezado por Miguel de la Madrid empezó con la liberalización de los sectores estratégicos de la economía del Estado mexicano, dejando atrás la política económica nacionalista para dar paso a la neoliberal y que culminó con Peña Nieto con la reforma energética. 

El neoliberalismo ha propiciado la concentración de la riqueza nacional en pocas manos, el Estado mexicano dejó de estar supeditado al interés nacional para estar supeditado al interés de los mercados, las tasas de crecimiento han sido magras desde hace 30 años, por sexenio solo se crece alrededor del 2%, pero este modelo también ha traído beneficios, hoy México es uno de los países con más tratados de libre comercio, lo que abona a que nuestras mercancías sean exportadas a mercados extranjeros. 

En conclusión, dejar el modelo económico actual sería un error, pero tampoco es viable regresar al estatismo, por eso el nuevo gobierno debe nuevamente poner al Estado mexicano como parte importante del desarrollo del país, sin dejar atrás a la iniciativa privada, que sin su aporte difícilmente se podría dar el progreso deseado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.