• Regístrate
Estás leyendo: Trabajo, mata grilla (2)
Comparte esta noticia

Ventana abierta

Trabajo, mata grilla (2)

Gerardo Moscoso Caamaño

Publicidad
Publicidad

El actor en muchas otras ciudades de nuestro país, se encuentra con más dificultades que cualquier otro artista. El proceso de la actuación es totalmente diferente al proceso que requieren las otras artes. Aunque reconocemos a los actores en Coahuila, no se acaba por aceptar su oficio como una auténtica profesión.

Algunos jóvenes, incluso aquellos de indudable talento, comienzan a actuar solos o con el apoyo de sus familias y de algunas instituciones, sin que ello signifique que puedan percibir un salario que les permita obtener los recursos para sus más elementales necesidades. Tienen que hacer un espacio al descanso, después del trabajo o del estudio, para poder participar de las experiencias de un taller.

No existe en realidad, una manera formal de entrar a la actuación como profesión. Cada vez hay menos talleres y menos compañías estables con un mínimo repertorio y cada vez, menos espectadores. Las Universidades, tanto públicas como privadas, - en nuestra Comarca hay más de dos decenas de instituciones de enseñanza superior,- a pesar de los soberbios e imponentes edificios de algunas escuelas y facultades, no existe un espacio dedicado a las artes escénicas, un teatro con todo lo que ello conlleva (iluminación, tramoya, etc.) , lo más que hay, por lo general y salvo contadas excepciones, es algunos auditorios de usos múltiples, que más bien fueron pensados para dar conferencias, presentar exposiciones, graduaciones, premiaciones, etc., que para dar conciertos, festivales de danza o representaciones teatrales.

Hay eso sí, tallercitos quesque culturales, entre ellos algunos de teatro, que por lo general, no tienen rumbo, ni proyecto, ni rigor y donde lo único que se hace es fomentar las puestas en escena al vapor, chafas, sin que se busque un nivel de experiencia estética lo más potable posible, sin ningún objetivo claro de a dónde se quiere ir o llegar con ellos y todo es porque los maestros que imparten esos talleres, por lo general, carecen de una serie de conocimientos, de trayectoria, pero fundamentalmente, necesitan de vocación por la docencia.

Nadie puede echar nada hacia afuera, si no tiene nada adentro… (CONTINUARÁ)


lonxedaterra@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.