• Regístrate
Estás leyendo: Los milagros del teatro
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 10:56 Hoy

Ventana abierta

Los milagros del teatro

Gerardo Moscoso Caamaño

Publicidad
Publicidad

Texto de la actriz Luisa Huertas a propósito de la develación de la placa conmemorativa de las 50 funciones del espectáculo globalifóbico en el Teatro Salvador Novo de Torreón.

¡El teatro hace milagros! Quienes ahora escuchan o lean esto, no me dejarán mentir. Hace ya unos años, en San Pedro de las Colonias, Coah. el gran poeta español León Felipe, ¡revivió! en las voces de un grupo de jovencitos -algunos todavía niños- que ya eran parte del grupo La Gaviota dirigido por el doctor, actor, director, maestro: Gerardo Moscoso.

Poco después ¡revivió Elena Garro! Y más adelante, ya con los integrantes del Taller permanente del teatro Salvador Novo revivieron los migrantes del “Viaje de los Cantores” en Torreón, por mencionar sólo algunos de estos milagros. Que el teatro siga vivo también es un milagro. Muchos no se lo explican, pero los que lo hacemos y “quienes ahora escuchan esto”, saben que está vivo porque tiene la virtud de hablar directo y en el momento a la persona que desde la butaca, la silla o el piso de algún lugar, recibe lo que sucede en un escenario, formal o no, para posibilitar otro milagro difícil de lograrse en estos tiempos: el encuentro entre seres humanos. Milagro es, que a pesar de los muy precarios recursos económicos, se mantenga un trabajo continuado, se ensaye, se monte, se produzca, se estrenen obras y se hagan temporadas.

Pero el más asombroso de los milagros, es que estos no los hace ningún santo, sino que son logros obtenidos por obra y gracia de hombres, mujeres y niños de muy diversas edades y orígenes, que se reúnen voluntariamente, trabajan con disciplina y amor guiados por Gerardo Moscoso, para darse la satisfacción de pensar, de prestar su cuerpo y voz, para dar voz a su sociedad en contra de la explotación, de la desigualdad, de la injusticia, la enajenación y dignificarse personal y colectivamente por medio del arte del teatro. Y como el teatro es el arte de la Representación, esta noche puedo asistir con estas palabras al MILAGRO de la develación de la placa de 50 funciones de La Culebra, 50 actos de esfuerzo conjunto, de comunicación con el público que con su presencia ha posibilitado esta nueva victoria en contra de la soledad y de la indiferencia. Gracias Gerardo, Esteban, compañeros de La Gaviota y del Taller permanente por demostrarnos que la organización y la voluntad, vence las distancias, el cansancio y la marginación, para ser transformados en CREACIÓN y CAPACIDAD DE DAR.

Desde Ciudad Victoria, mi aplauso, mi respeto, mi cariño solidario de siempre, este 25 de noviembre de 2017. ¡Viva el teatro! ¡Viva Torreón!

Luisa Huertas Actriz.


lonxedaterra@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.